La recaudación de junio bajó 15,2 % en términos reales, pero recorta caída

Economía

En el primer semestre del año los impuestos aportaron $2,8 billones, lo que marca una baja, descontada inflación, del 13%. Economistas advierten sobre el impacto negativo que tendrá el retorno a la cuarentena estricta de julio.

La flexibilización de la cuarentena, sobre todo en el interior del país, se reflejó parcialmente en la recaudación de impuestos de junio. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) informó que durante el mes pasado se registraron ingresos por $545.962,8 millones, cifra que implica un crecimiento nominal interanual del 20,1% y una caída real del orden del 15,2% descontada la inflación. De ese modo, en el primer semestre el fisco argentino logró recursos por $2,8 billones, lo que marca un aumento nominal del 26,% y una baja real de más del 13% de acuerdo con estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF). La entidad estimó que en la primera mitad de año faltaron $467.000 millones para equiparar los ingresos del año pasado y que en el segundo trimestre del año se produjo la peor baja de los últimos 23 años. Según indicó el IARAF, “a la hora de explicar la caída real de la recaudación se destacan las bajas de Ganancias, IVA y Aportes y Contribuciones, por la magnitud y su participación en la recaudación total con retracciones del 23%, 21% y 14% respectivamente”.

P03_RECURSOS_TRIBUTARIOS 2x10.jpg

Fuentes de la AFIP informaron que en junio se verificó un incremento en la adhesión a planes de facilidades de pago de parte de los contribuyentes, mientras que otros aprovecharon para regularizar deuda vencida. No obstante, afirman que hubo una mayor actividad económica durante el período debido a que en el interior del país se trabaja bajo régimen de Distanciamiento Social. En cierto modo, los números vienen mostrando un recorte de la caída. En marzo, con 10 días de cuarentena en todo el país, fue de 8%, en abril del 23%, en mayo del 21,7%, y en junio ya se ubica por debajo del 15,2%. Aun así son mejoras parciales que en julio y agosto pueden volver a caer debido al regreso a la cuarentena estricta.

Al respecto, el economista Víctor Becker, director del Centro de Estudios para la Nueva Economía (CENE), explicó a Ámbito que el resultado de la recaudación de impuestos de junio “era esperable” debido al impacto que siguen mostrando en la actividad las medidas que tuvo que tomar el Gobierno para enfrentar la emergencia sanitaria. El economista relativizó la importancia de la mayor apertura a la actividad que se verifica en las provincias sobre la recaudación al señalar que “pudo haber alguna mejoría en relación a mayo pero no creo que haya sido significativa”. No obstante consideró que los ingresos de la AFIP “se van a ir recuperando en la medida en que se flexibilice la cuarentena”.

Hernán Letcher, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), manifestó que los números muestran “el efecto de la caída de la actividad que provoca la pandemia” y consideró que “hay que ver qué pasa en julio con el regreso a foja cero con la cuarentena”. De hecho, Letcher prevé que la manera en que se vaya desarrollando la crisis sanitaria va a marcar lo que ocurra en el resto del año con la actividad de la economía, y con el frente fiscal del Gobierno.

De acuerdo con la información oficial, el mes pasado el Impuesto al Valor Agregado (IVA) registró ingresos por $141.482 millones (+11%), el Impuesto a las Ganancias $150.241 millones (+9,8%), Derechos de Exportación, $36.154 millones (+28,1%), Aranceles de Importación y Tasa de Estadística, $14.877 millones (+13,7%), Combustibles, $12.369 millones (+4,2%), Bienes Personales, $25.002 millones (+291,6%), Débitos y Créditos Bancarios, $33.860 millones (+23,9%), Impuesto P.A.I.S, $14.116 millones, Aportes a la Seguridad Social, $44.938 millones (+19,1%) y Contribuciones a la Seguridad Social, $65.271 millones (+23,9%).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario