Reguló la fuerza asimilando bien

Economía

Era muy predecible que frente al avance muy marcado de la rueda previa, ayer la oferta resultaría más agresiva y tomando ganancias. Una primera prueba a superar, procurando no llegar al esfuerzo excesivo y que obliga a más compromisos inmediatos. Lo que se vio fue un mercado bien parado entre sus límites, sin pretender llevarse los precios por delante y con un desarrollo que fue asimilando ventas de modo ordenado. Tras estar unos puntos abajo, en el mínimo de 1.760, el poder de compra hizo que se alcanzara un máximo de 1.779. Y cerca de ello, en 1.776, resultó la clausura de la rueda. Con esto superó a mercados referentes y que nuevamente se comportaron de manera muy sobria, con alzas de 0,2% para Dow y Bovespa.

El Merval pudo sumar 0,6% a lo anterior y abreviando terreno respecto de su posición anual, que lo viene mostrando como el menos rendidor de la región.

  • Día prolijo

    Si bien no es término técnico, acaso lo que mejor le cabe como concepto al desempeño de ayer sea: prolijo. Y hasta regulando su energía, que después de los $ 92 millones insinuaba crear presiones desmedidas. Un rebaje de marcha, hasta completar $ 69 millones efectivos -igualmente, de lo mejor en el mes- y con casi 13% de participación como segmento. Se destacó el hecho de ver al listado «M.AR», de locales, con suba de 1,22% y esto resultó el doble que el Merval clásico: ergo, la participación -o ausencia- de Tenaris en sendos índices fijó tal diferencia. Porque la siderúrgica sí debió desagiarse parcialmente, con 0,5% de baja, aunque también con contracción de negocios en ella y que bajó a 166.000 papeles. Muy destacado Grupo Galicia, casi 4% de alza y con 4,6 millones de acciones, indudable columna clave de la performance de la víspera. En el equilibrio de fuerzas puede estar el destino del remate semanal. Que lo muy bueno, ya lo consiguió. Y la Bolsa, seductora.
  • Dejá tu comentario