16 de abril 2008 - 00:00

Retenciones de Lousteau ahora promueven la soja

Martín Lousteau
Martín Lousteau
Los precios de los granos jugaron una mala pasada para Martín Lousteau en su ánimo de evitar la sojización del campo. Las variaciones de las cotizaciones internacionales, traducidos localmente por la Secretaría de Agricultura (que publica diariamente los precios de referencia a seguir por los exportadores) significaron que las retenciones que debían aumentar lo hicieran, pero no tanto como pretendió el gobierno y, además, las que debían bajar, no disminuyeron. Crecieron.

En este reino del revés que viven los derechos de exportación a los granos, la alícuota de la soja, que el 11 de marzo -fecha de modificación en la que se pasó a los esquemas móviles- mostró un incremento de 9 puntos y llegaba a 44,1%, llegó a tocar un piso de 38,1% (el 31 de marzo), sólo tres puntos por encima de la anterior norma, que la fijaba en 35%. Ayer, el porcentajea tributar correspondienteal precio del día fue de 42,2%.

  • Contradicción

  • Como contrapartida, las alícuotas del trigo y del maíz, que tal como había promocionado Lousteau se esperaba que tuvieran una reducción, aumentaron. «Es la primera vez que las retenciones bajan cuando las cotizaciones suben, como el caso del maíz y el trigo», afirmaba el ministro a mediados de marzo, el día de difusión de medida con palabras de aliento que intentaban convencer a los ruralistas de las bondades de la reforma.

    Si bien los registros para la exportación de trigo siguen sin abrirse hace un mes, a la espera de señales desde el Ejecutivo para que se normalice su comercio (prorrogado ahora hasta el 5 de mayo), su precio de referencia (difundido por la Secretaría de Agricultura) subió el último día de marzo a u$s 375 por lo que su alícuota pasó de 27,1% (del 11 de marzo) a 28,8%.

    Y para el caso del maíz -también con trabas burocráticas desde la Aduana para la exportación- la diferencia es aún mayor: del porcentaje de 24,2% del día de la resolución 125 de Economía se fue incrementando poco a poco hasta alcanzar un máximo de 27,8%. Ayer la alícuota fue de 27,2%.

    A su vez, las expectativas acerca de una posible reducción en los valores de estos granos no traen optimismo: «el precio del maíz seguirá sostenido debido a las perspectivas de una menor siembra en Estados Unidos, que es incluso menor que de lo que anunció el Departamento de Agricultura de ese país. Y en el caso del trigo, habrá una fuerte demanda en el corto plazo para luego entrar en una corrección», explicó el analista en los mercados granarios, Ricardo Baccarín.

    De los cuatro granos involucrados en la reforma de las retenciones del 11 de marzo, sólo el precio del girasol fue el buen alumno que acompañó las intenciones del gobierno. A partir de ese día, su valor se incrementó por lo que la alícuota a tener en cuenta se mantuvo fija desde el 18 de marzo en 41,2%, porcentaje que incluso fue mayor que el de la soja durante varios días.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar