28 de agosto 2001 - 00:00

Rueda virtual, sin órdenes ni rumbo

Rueda virtual, sin órdenes ni rumbo
Puede soportar el calificativo y concepto que cada observador desea adjudicarle: todo vale para un mercado que se desarrolla solamente con 5 millones de órdenes en pesos efectivos, dejando un resto para CEDEAR y forjando apenas $ 5,7 millones por todo concepto en especies privadas.

En este caso, al decir «privadas», lo literal resultaría adjudicarlo a estar privadas de órdenes, de liquidez, de sustento, de caudal operativo.

En definitiva, la mayor parte de las acciones yaciendo en los paneles como cuerpos sin vida, petrificados, ausentes de lo que debe ser un hábitat de ofertas públicas.

Casos salientes

Dentro de la mediocridad de órdenes, también sobresalió la carencia de un rumbo, el conjunto arrojó un leve nivel adverso -de 0,4 por ciento-para el Merval, que cerró en los «315» y arrancando la semana en estado de catalepsia.

A cambio, hubo emociones al repasar nombres individuales, donde distinguió una Acíndar -por las bajas-con más de 5 por ciento de caída. Y con el golpe alcista de Ledesma, que trepó más de 8 por ciento y con volumen superior al millón de papeles. Para Comercial, 4 por ciento de baja, estuvo el tercer lugar de un podio de volatilidad que tuvo poco que ver con el promedio. Recinto que anduvo al garete, operadores esperando algo, un motivo que realmente ponga a funcionar recinto porteño que se mantiene en suspenso y abriendo semanas como ésta, con paupérrimo ritmo y capitales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar