EMAE: la actividad saltó 7,4% en junio (pero en el semestre acumuló una caída del 13%)

Economía

Pese a la mejora en términos desestacionalizados, no logra aún alcanzar los niveles prepandemia. Para julio, estiman que la recuperación mensual "se estanque".

Los efectos de la pandemia volvieron a hacerse sentir en la economía durante junio. Tal es así que el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró una contracción de 12,3% interanual, acumulando así una caída del 12,9% en el primer semestre con relación al mismo período de 2019. De todas formas, en el sexto mes del año se recortó la baja observada en mayo, que había sido de 20,6% interanual. En la medición desestacionalizada, mostró un incremento del 7,4% mensual.

Según analizó el INDEC, la mejora mensual “obedeció fundamentalmente a una mayor flexibilización de las restricciones a la circulación, principalmente en la industria y el comercio, sobre todo en las provincias menos afectadas por el covid-19”. “El crecimiento de junio sucede a una recuperación del 10% mensual registrado en mayo. Se explica principalmente por una base de comparación que se mantiene en niveles mínimos, luego del desplome de la actividad en marzo y abril. La flexibilización del confinamiento, que comenzó en mayo y se sostuvo también en junio, permitió la reapertura gradual de distintos sectores”, destacaron, por su parte, desde la consultora LCG.

Al analizar los sectores que componen el índice, se refleja que, con excepción de “Intermediación financiera” (4,8%) y “Electricidad, gas y agua” (3,6%), que en conjunto incidieron positivamente en 0,2 p.p., el resto de los sectores registró caídas en junio con respecto al mismo mes de 2019. “Los sectores ‘Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales’ (-63,2%) y ‘Hoteles y restaurantes’ (-62,7%) fueron los de mayor caída interanual en junio”, remarcó el organismo. Otro rubro de elevada incidencia que evidenció una marcada caída interanual fue el de la construcción, que se retrajo 41,9%.

Se destacó también la evolución de Comercio e Industria, que habían tenido la mayor incidencia negativa en la actividad en los meses de abril y mayo. En el primer caso, la actividad se mantuvo apenas por debajo de junio 2019 (registró una baja del 0,3% interanual), mientras que la industria registró una importante desaceleración (cayó 7,3% interanual contra 26% en mayo).

Al analizar los datos del EMAE, la consultora Ecolatina señaló: “Podemos afirmar que la economía habría encontrado un piso en abril y, desde entonces, comenzó a recuperarse”. En ese sentido, remarcó que “la segunda mitad del año será mejor que la primera -o, en realidad, ‘menos peor’-, pero claramente estará por debajo de la segunda parte de 2019”. “Algunas exportaciones podrían arrojar buenos desempeños, pero no alcanzarían a motorizar la reactivación económica”, concluyó.

De todas formas, de cara a julio, se prevé que la recuperación evidenciada en mayo y junio “se estancará”. “En julio no vemos un gran crecimiento desestacionalizado: el endurecimiento de la cuarentena jugó en contra de ese efecto. Por lo que agosto sería mejor a julio”, señalaron a Ámbito desde Ecolatina. Por su parte, desde la consultora ACM, remarcaron que en julio “seguirá la tendencia alcista, un poco más atenuada por la vuelta de la cuarentena en el AMBA”.

Más allá de los recientes “rebotes”, las consultoras estiman para este año una caída de la economía entre el 11% y el 14,9%.

Dejá tu comentario