Serio: economía crece, pero no impacta en desocupación

Economía

En el primer trimestre del año la economía destruyó 233.000 puestos de trabajo dentro de los principales 28 aglomerados urbanos, lo que, extendido al total de la población, arroja una destrucción de 320.000 empleos.

Los datos se desprenden del informe del mercado de trabajo del primer trimestre difundido el viernes pasado por el INDEC, que mostró, además, una suba a 13% en la tasa de desocupación (16,6% en realidad, si no se considera como ocupados a los beneficiarios de los planes Jefes) desde la de 12,1% registrada en el cuarto trimestre del año pasado. Si bien el gobierno atribuyó el mayor desempleo a factores estacionales relacionados con la menor actividad durante el período vacacional, economistas del sector privado coinciden en que los datos sugieren, además, una caída en el ritmo de crecimiento económico. (Ver nota vinculada.)

Lo preocupante de los datos difundidos es que cada vez es más difícil generar puestos de trabajo en el país, aun con la economía creciendo. Esto es consecuencia directa del dirigismo lanzado desde el Ministerio de Trabajo y el gobierno en general sobre salarios, indemnizaciones y otros rubros.

Si los datos de desempleo se comparan con los del mismo período de 2004 (análisis que el gobierno insiste en que es el adecuado para borrar la influencia estacional), entonces se evidencia una caída en la desocupación desde
14,4% hasta 13%.

• Ascenso

Sin embargo, cuando se analizan los valores absolutos en miles de personas se puede ver que la destrucción de puestos de trabajo ascendió a 233.000 entre el primer trimestre de 2005 y el último de 2004.

Un dato para considerar es la importante caída que se registró en la cantidad de gente subocupada, es decir, de aquellos que trabajan menos de 35 horas semanales y que desearían trabajar más. En el primer trimestre del año, la subocupación se redujo a 12,7% desde 14,3% del cuarto trimestre, y desde 15,7% de los primeros tres meses de 2004. No obstante, existen más de 2,7 millones de personas, entre subocupados y desocupados, con problemas de trabajo, según los datos del INDEC.

Paralelamente, continuó cayendo la influencia de los planes Jefas y Jefes de Hogar sobre el porcentaje de la población desempleada.
Si se considera a los beneficiarios del subsidio dentro de la población económicamente activa desocupada, entonces el desempleo resulta de 16,6%, 3,5 puntos porcentuales superior a la medición que los considera ocupados.

Se trata de la menor diferencia desde que se comenzó a otorgar el subsidio, ya que en el cuarto trimestre del año pasado el desempleo con planes ascendía a 12,1% y sin planes a 16,2% (4,1 puntos superior). Y si se analizan los datos de un año atrás, la diferencia es todavía mayor. La desocupación con planes era de 14,4% en el primer trimestre de 2004, y excluyendo los subsidios, de 19,5% (5,1 puntos mayor).

En consecuencia, hoy se tiene una tasa de desocupación más representativa de la realidad, donde el sesgo de los subsidios sociales se ha ido reduciendo gradualmente a medida que los beneficiarios de planes se iban incorporando al mercado laboral.

Dejá tu comentario