El "valor real" de los servicios públicos en Argentina

Economía

Argentina tiene graves problemas con la energía desde hace aproximadamente casi 10 años. Pero el drama de la población con respecto a los valores de los servicios públicos comenzó desde que asumió la actual gestión, como consecuencia de sus anuncios de actualizar las tarifas de dichos servicios públicos (luz y gas, principalmente).

En cuanto a las tarifas de gas y luz, primeramente, debemos entender que siempre nos compararon en la relación con los mismos servicios en otras partes del mundo y la región, sin entender que nuca esa comparación puede realizarse. Es que no todos los países viven de la misma forma, de acuerdo a que sus ingresos son plenamente distintos y que los gastos se establecen en base a cada país.

Para terminar de entender esto, debemos saber que el 50% de la generación de la electricidad en nuestro país se efectúa con gas y que el gas es un recurso plenamente local en todas sus fases (explotación, transporte y distribución) y se desarrolla en moneda local; para respaldar su accionar en cuanto a esos servicios se toman de la Ley 24.072 del año 1992, que establece que debe tomarse para su facturación el “valor internacional del fluido”, lo cual quiere decir a valor dólar estadounidense teniendo en cuenta que en el año ‘92 nuestro país estaba sumido en el esquema económico de la Ley de Convertibilidad que disponía la igualdad de un dólar estadounidense a un peso.

La gestión actual nuca entendió que en 2015 la relación de nuestra moneda con el dólar estadounidense era de 13 pesos por dólar, y hoy es de 63 pesos por dólar. Y en estos cuatro años, el incremento del gas por red sufrió incrementos por 3557% mientras que la electricidad fue de 1284%. Todo esto generó grandísimos problemas en las economías familiares que vieron reducidos su nivel de consumo y llevó a posteriori a la caída del consumo general como principal motor de la actividad económica nacional. Eso tuvo como corolario la brutal recesión que sufre nuestro país desde 2018 a la fecha, poseyendo también niveles de inflación superiores al 300% en el cuatrienio 2015-2019.

Si en cambio esta gestión hubiera modificado la Ley 24.072 anteriormente mencionada, estableciendo que el valor del gas fuera a costo de producción más ganancias razonable en todos los componentes del proceso, por lo cual se pesificaría completamente el proceso de producción. En caso de pesificarse el proceso completo el valor del gas hoy, de acuerdo a estudios realizados por expertos en costos del sector de energía, se establecería en los $340 contra los $650 actuales, lo cual llevaría el valor a la baja. Y como corolario de ser un componente de la electricidad, reduciría el costo en un 24% a la actual.

Además de esta modificación a la Ley habría que incorporar en otro artículo que dichos servicios públicos, de acuerdo a los estándares de calidad de vida en la actualidad, que tanto la electricidad como el gas sean declarados “servicios públicos esenciales” por la facultad que otorga el art 42 de la Constitución Nacional y brindarle una mayor seguridad respecto a la situación económico-financiera familiar o nacional de un momento en particular para prorrogar el corte de dichos servicios ofreciendo posibilidades de renegociar la deuda adquirida.

El único motivo por el cual esto no se realizó es solamente para poder otorgarles beneficios monstruosos a su grupo selecto de amigos y parientes, tal como nos estamos dando cuenta cada vez que surgen distintos elementos de prueba.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario