Sigue alza en la carne y cambió Kirchner a negociador de precios

Economía

• Ayer volvió a subir la carne en Liniers, y a sólo una semana de anunciado, se caería ya el acuerdo para que retrocedan precios. • Pero más importante fue reacción de Kirchner: dispuso que Guillermo Moreno sea nuevo negociador en lugar de Lisandro Salas. • Los dos están vinculados al ministro Julio De Vido, pero ésta es otra señal de presión y de debilidad para con Felisa Miceli. • Moreno, heterodoxo de la línea de Eduardo Curia, es conocido por dureza y extravagancias con empresarios. Pero no llega a rupturas. • Su nueva posición es más que importante: negociará todo acuerdo de precios e intervendrá, además, sobre las fusiones de empresas.

El precio de la hacienda en el Mercado de Liniers volvió a subir, en promedio, 3,4% y la carne no bajó en las carnicerías, lo que determinó que el acuerdo de precios firmado una semana atrás debería ser renegociado, según describían ayer empresarios frigoríficos.

El impacto del acuerdo sobre los precios no se reflejó en las carnicerías y el ganado sigue firme en el mercado de concentración. Esto determinó que Néstor Kirchner criticara el acuerdo de las carnes luego de una reunión ayer por la mañana que mantuvieron representantes de frigoríficos y funcionarios en el marco del Comité de Seguimiento de Precios.

  • Estrategia

    En dicho encuentro, liderado por el secretario de Coordinación Económica, Lisandro Salas, se había discutido una estrategia para «desmantelar la prohibición de exportar» y sobre la conveniencia de modificar la comercialización minorista, desechando la actual con medias reses e imponiendo otra que facilite la venta de cortes destinados al mercado interno. Se logró acordar algunos puntos que permitirían definir la «letra chica» del acuerdo, y le alcanzaron a Kirchner un borrador de lo negociado. Pero el Presidente preguntó un dato, a su entender, clave: ¿qué pasó en Liniers? Cuando se enteró de las subas, que en algunas categorías llegaron a 4%, se enojó pese a las explicaciones ciertas de que esta semana es especial por lo atípico de la demanda por la conmemoración religiosa. Poco importó la explicación. «Se frena todo acuerdo», dicen que dijo. El enojo con los ganaderos se reavivó y toda la situación pareció quedar en punto muerto.

    No obstante, la palabra oficial estuvo ausente ayer y los trascendidos derivaron del sector privado. A las dos horas, el Presidente había tomado decisiones. La primera decisión de Kirchner fue marginar a Salas de las negociaciones por la carne, y designar en su reemplazo a Guillermo Moreno, actual secretario de Comunicaciones (ver nota aparte). En medio de rumores se indicaba también que Kirchner les había pedido la renuncia al secretario de Agricultura, Miguel Campos, y al titular de la Oficina Nacional de Control Agropecuario (ONCCA), Marcelo Rossi, quienes gestaron algunas de las medidas (como la prohibición del peso de faena) que impidieron generar mayor oferta al mercado. Algunas fuentes indicaban ayer que «le dijo a Campos que se tiene que ir y que el plazo es el jueves próximo». En realidad, el sector privado especula con que ese día vence el plazo que tiene el juez Canicoba Corral para definir la causa contra Campos y contra el ex subsecretario Claudio Sabsay por la Cuota Hilton.

    Con relación al sector privado, a la paralización del acuerdo de precios se sumaría la aparente decisión de prohibir la emisión de los registros de exportadores que debe emitir la ONCCA a favor de los frigoríficos que tienen compromisos de exportación. Pero la ofuscación por los precios llegaría a la limitación sobre la Cuota Hilton de cortes de alto valor que hoy está vigente pese a la prohibición que pesa sobre las exportaciones.
  • Dejá tu comentario