Sigue alza en tasas de EEUU: afecta a mercados de la región

Economía

Los temores a nuevas subas de las tasas en los Estados Unidos generaron caídas en prácticamente todos los mercados emergentes. Las operaciones locales no fueron la excepción: el índice Merval, que reúne a las acciones líderes, cayó 2,16% (algo menos que los principales mercados latinoamericanos) y también fueron afectados los bonos, en particular los de largo plazo que cotizan en dólares.

Desde temprano, los inversores se mostraron preocupados por la suba de la tasa de los bonos del Tesoro norteamericano, que ayer llegó a tocar el nivel de 4,75% anual a diez años, aunque finalizó la jornada por debajo del cierre anterior, a 4,72%. Se trata de un valor de referencia para quienes apuestan a conseguir mejores rendimientos en destinos más riesgosos, como los mercados emergentes. Por eso, cuando aumenta la tasa que ofrecen activos en los Estados Unidos se reduce el interés por estas inversiones percibidas como más riesgosas.

Los bonos en dólares más afectados fueron los correspondientes al canje de deuda, que son los de vencimiento más largo: el Discount en moneda extranjera cayó 3,66%, mientras que el Par perdió 3,34%.

Claro que fueron los que más subieron en febrero, hasta 15%.
Esta pérdida estuvo en línea con lo sucedido con otros títulos latinoamericanos, que sufrieron el mismo efecto, con el consiguiente aumento de riesgo-país. En todos los casos, los precios habían tocado niveles máximos a fines de febrero, por lo que muchos inversores aprovecharon para tomar ganancias.

Luis Palma Cané
, titular de la consultora Fimades, aseguró que «las tasas en Estados Unidos continuarán en suba, pero estimamos que estos ajustes seguirán siendo graduales, por lo que la reacción negativa en mercados emergentes debería ser momentánea».

Esta posición optimista, que comparten en general los bancos de inversión, puede verse empañada en los próximos días ya que es probable que continúen los ajustes en precios de bonos y acciones de emergentes. Esto se debe a que la perspectiva es que a lo largo del año la tasa a diez años pase de 4,72% actual-a valores cercanos a 5,50% anual. Ello vendrá de la mano de nuevos incrementos de la tasa de corto plazo por parte de la Reserva Federal, desde niveles de 4,50% a 5 o 5,25% anual a fin de 2006.

Aquí los bonos en pesos tuvieron pérdidas mucho menores que los nominados en dólares. Ocurre que la perspectiva para estos títulos es favorable desde el momento en que la inflación durante 2006 ( rondaría nuevamente 12%) superará ampliamente la suba que puede tener el dólar durante el año. Por lo tanto, el ajuste de capital debido a la evolución del CER genera un fuerte atractivo por estos títulos.

• Pérdidas

El Discount en moneda local cerró con pérdidas de 0,81%, el Par cayó 0,56% y en bonos de plazos más cortos la merma fue incluso menor. El BOGAR 2018 cayó 0,36% e incluso el BODEN 2014 cerró positivo (uno de los pocos) al subir 0,52%.

Los cupones atados al PBI -que originalmente se emitieron junto a los bonos del canje, aunque ahora cotizan aparte-resultaron los más afectados por esta mayor volatilidad. Habían subido más de 30% la semana pasada y ahora se produjo un reacomodamiento lógico. El lunes habían caído 5% y ayer perdieronotro tanto.
Se destacó, sin embargo, el derrumbe que tuvo en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) el cupón en pesos, que finalizó 10% abajo en las últimas negociaciones de la jornada. Se trata, sin embargo, de un mercado sofisticado y con pocas operaciones, por lo cual una orden importante de compra o de venta provoca reacciones violentas en los precios.
Esta perspectiva de mayor suba de tasas en los Estados Unidos también fortaleció al dólar contra el euro y prácticamente el resto de las monedas. En la plaza porteña hubo también un pequeño salto en el mercado mayorista, donde se mantuvomuy firme durante toda la jornada.
El cierre de la divisa fue a $ 3,08 en el MAE desde $ 3,077 de la jornada anterior.

En el mercado minorista se mantuvo en $ 3,09, aunque algunas pizarras «marcaron» $ 3,10 al mediodía. Carlos Liser, operador de Puente Hermanos, observó que «el dólar está firme, especialmente con este contexto internacional. Pero si no fuese por las intervenciones del Banco Central es evidente que tiene más para bajar que para subir». El BCRA ayer compró más de u$s 67 millones.

Al igual que lo sucedido con los bonos, las acciones también tuvieron pérdidas generalizadas. Desde temprano, los mercados asiáticos mostraron pérdidas casi generalizadas. Hong Kong (-1,32%), Tailandia (-1,66%) y Filipinas (-1,23%) estuvieron entre los más afectados. En América latina, además de la caída del Merval, hubo pérdidas en San Pablo (-2,43%) y en México (-2,32%).

Las caídas de las últimas jornadas demuestra un reacomodamiento de inversores que venían acumulando fuertes ganancias en el primer bimestre de 2006, tanto con acciones como con bonos de países emergentes. Muchos buscarán ahora la oportunidad para reingresar al mercado con valores más bajos. Como siempre, la clave estará en hacerlo en el momento justo.

Dejá tu comentario