Sin explicaciones, se vino una suba

Economía

Cuando alguien preguntaba ayer por qué el mercado subía, la respuesta más habitual era una ligera levantada de hombros. Con esto, más que simbolizar ignorancia, lo que se quería decir es que a veces las cosas se dan así, sin motivo aparente y que, por lo tanto, en lugar de inventar explicaciones arcanas, lo mejor es callar y aceptar las cosas tal como son. Si bien 0,55% que ganó el Promedio Industrial al cerrar en 11.215,7 puntos no alcanzó para recuperar todo lo perdido el martes, tanto el NASDAQ como el S&P 500 finalizaron la rueda como si el comunicado que acompañó la decisión de la Reserva Federal de subir el costo del dinero interbancario hubiera sido intrascendente o, incluso, algo auspicioso. Si bien el mercado recién se "entonó" después de las once de la mañana, lo cierto es que los tres principales indicadores bursátiles se movieron durante toda la sesión del lado ganador, aunque como puede sospecharse lo mejor pasó por los papeles cotizantes en el mercado electrónico (con Google y Xinlinx impulsando el ascenso). La duda entonces es si debemos tomar lo ocurrido ayer como "un accidente sin contenido informativo", o si realmente reflejó la opinión de los inversores frente al futuro. Si nos guiamos por el nuevo incremento que experimentó la tasa de los bonos del Tesoro (a 10 años quedó en 4,808%) y la merma del dólar (a 117,83 yenes y u$s 1,2024 por euro) deberíamos incitarnos a favor de la idea del "accidente". Si además tomamos en cuenta que el petróleo trepó a u$s 66,45 por barril, la idea se acerca incluso más a lo que podría ser la realidad. Lo interesante es que el mercado se recuperó y ganó terreno.

Dejá tu comentario