Cortocicuito en Gobierno por la suba de tarifas eléctricas

Economía

Con el aval de Alberto Fernández, Martín Guzmán definió dos subas anuales, con un primer tramo del 9%. Además, decidió echar al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. Sin embargo, más tarde desde el kirchnerismo ratificaron a Basualdo, aclararon que habrá una sola suba en el año, y que será del 8%.

Lo que surgió como información desde la Casa Rosada sobre la suba de tarifas eléctricas, terminó siendo un ida y vuelta que expuso las diferencias en el seno del Gobierno. Sobre el mediodía, fuentes oficiales consignaron a Ámbito que se había definido un incremento del 9%, en lo que sería el primer aumento del año, en un movimiento que incluía la eyección del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. Sin embargo, horas más tarde, desde el kirchnerista del Gobierno salieron a desmentir la modalidad de la suba y ratificaron a Basualdo en el cargo.

La primera información decía queAlberto Fernández había acordado con Santiago Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán salir del congelamiento, pero siempre en atención de la situación económica de los argentinos, agravada por los efectos de la pandemia. En esa lógica habían establecido un esquema de suba en dos veces en el año, con un primer tramo del 9%. Esta suba había sido confirmada a Ámbito por distintas fuentes gubernamentales.

De hecho, al mismo tiempo que se decidió el incremento, también se definió pedirle la renuncia al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, a quien por lo bajo en la Casa Rosada lo acusan de “incompetencia”.

Ya en diciembre de 2019, cuando por ley se congelaron las tarifas de luz y gas, el equipo económico de Martín Guzmán le pidió a Basualdo que modele escenarios de costos algo que nunca presentó. Pero tampoco avanzó en una idea clave para el Gobierno que es la segmentación de tarifas. Según las mismas fuentes, el subsecretario no trazó un esquema para salir del congelamiento de forma ordenada, considerando los costos, los subsidios y el impacto en el bolsillo de los argentinos.

Hasta ahí, la historia contada sobre una decisión que tuvo en el centro a Martín Guzmán. Sin embargo, más tarde la figura del ministro de Economía quedó desdibujada. Es que desde el kirchnerismo salieron a desmentir la salida de Basualdo, e incluso acusaron de realizar “operaciones de prensa” a quienes desde el Gobierno habían difundido la decisión de echar al subsecretario.

Pero además, aclararon que la suba de tarifas eléctricas será del 8%, y que este año habrá un solo incremento. “Basualdo nunca planteó el congelamiento de la tarifa. Las audiencias públicas marcan claramente el sendero: cuidar el bolsillo de la gente y dar previsibilidad al sector”, afirmaron desde el kirchnerismo. Y agregaron que "el impacto de la pandemia en el bolsillo de los argentinos y argentinas, sumado a la pesima situación económica que dejó el macrismo, hacen imposible un aumento mayor".

En esa línea destacaron que si se hubiese mantenido la política tarifaria de Cambiemos y la quita total de los subsidios, a febrero de 2021 los usuarios residenciales habrían tenido que afrontar un 168% de aumento en sus facturas, entre 116% y 130% los comercios y entre 128% y 139% las industrias.

Con este incremento del 8%, que en las próximas horas se dará a conocer oficialmente, se levantará el congelamiento de las tarifas eléctricas que estaba vigente desde diciembre de 2019 con la sanción de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva. La última prórroga del congelamiento se definió en diciembre de 2020, en donde además el Poder Ejecutivo habilitó la renegociación de las tarifas de la luz y el gas, que tendrá al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y al Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) al frente del proceso.

En el Gobierno aseguran que van a trabajar fuertemente para recuperar el tiempo perdido, y avanzar en un trabajo de segmentación que estaba visiblemente retrasado para que los subsidios “dejen de ser planos, para todo el mundo”, y lleguen a quienes verdaderamente los necesitan.

En el análisis de la segmentación tarifarias y la asignación de subsidios, en el Gobierno apuntan desde el inicio de la gestión a evitar los “tarifazos” tal como ocurrieron en la era Macri. Es por eso que apenas asumió Alberto Fernández incluyó en la Ley de Solidaridad el congelamiento tarifario para analizar puntillosamente el esquema de tarifas.

En marzo cuando se desató la pandemia del coronavirus, y atento al parate económico sufrido por el efecto del aislamiento, la Casa Rosada definió sucesivas prórrogas del congelamiento hasta llegar a un escenario de reactivación económica, algo que, aunque incipiente, ya se vislumbra desde fines del 2020.

En el Gobierno aseguran que la ayuda desplegada durante la pandemia a los distintos actores sociales mediante distintos planes como la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) le permitió al Estado recabar mucha información de los ciudadanos para realizar una radiografía socioeconómica más detallada.

Dejá tu comentario