Temor a crac inmobiliario en EE.UU. desplomó Bolsas

Economía

El euro llegó a su precio máximo de 1,3852 dólar desde que fue creado, en enero de 1999. Este récord más el derrumbe de todas las grandes Bolsas del mundo y la caída de los bonos de países emergentes fueron algunas de las consecuencias que contagió el mercado inmobiliario de Estados Unidos al mundo.

Los inversores ven que es muy posible que una baja de los precios de las propiedades torne impagables los créditos hipotecarios más riesgosos y afecte al sistema financiero. Por eso hoy y mañana son días clave, porque se anunciará cómo evoluciona la venta de viviendas nuevas y usadas. Este dato puede amortiguar los temores o acrecentarlos.

La caída empezó cuando Countrywide Financial, la mayor compañía de créditos hipotecarios de Estados Unidos, informó que su beneficio cayó 33% en el segundo trimestre.

Angelo Mozilo, consejero delegado de la compañía, resaltó, al difundirse los datos, que aumentaron los costos relacionados con inversiones en préstamos de alto riesgo. Las acciones de Countrywide Financial cayeron 10,45%.

El mercado, mientras, espera un descenso en las ventas de casa nueva durante junio, que podrían situarse en una tasa anual de 900.000 unidades, en comparación con una tasa de 915.000 unidades en mayo. Los datos de vivienda nueva se conocerán mañana.

«Luego de que la firma redujera sus predicciones y un nefasto llamado a una conferencia, la confianza de los inversores se diluye en relación con los ingresos en el mercado hipotecario», dijo Patrick O'Hare a Briefing.com.

«El llamado a la conferencia magnificó el temor de que la mora en el sector subprime (el de mayor riesgo) se extienda al resto del mercado (prime), a lo que se agrega que Countrywide parece estar señalando que no hay indicios de mejoría en el mercado inmobiliario en general.»

O'Hare subrayó que los temores fueron incrementados por un comentario realizado en la conferencia, afirmando que en el mercado inmobiliario «la depreciación alcanza niveles no vistos desde la Gran Depresión» de los años 30.

Joseph LaVorgna, jefe de economistas del Deutsche Bank, dijo que los inversores también están inquietos en vísperas del informe que debe ser publicado sobre la existencia de viviendas en venta, un barómetro clave sobre el mercado inmobiliario.

«Creemos que es demasiado pronto para decir que la venta de viviendas está tocando fondo, a causa de los problemas de una financiación más limitada, principalmente en relación con los requisitos del mercado hipotecario, así como por el inevitable número de nuevas viviendas que probablemente llegue al mercado como consecuencia de los embargos», dijo LaVorgna.

Wall Street fue muy afectado por esta situación. La Bolsa de Nueva York registró su baja más fuerte en cuatro meses: el índice Dow Jones cedió 1,62% y el NASDAQ perdió 1,89%. El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó 1,98%.

En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,944% contra 4,964% en la noche del lunes.

Los diferenciales entre los bonos de los mercados emergentes y los bonos del Tesoro estadounidense se ampliaron a un máximo de 4 meses. El riesgopaís creció 10 puntos básicos a 192 de acuerdo con el índice de referencia EMBI+ dr JP Morgan. Fue la primera vez en más de cuatro meses que el indicador mostró a los diferenciales por sobre el nivel de 190 puntos básicos, por la fuerte caída de los bonos de emergentes.

En Europa, las Bolsas sintieron el impacto y opacaron los sólidos resultados de compañías como la química Akzo Nobel y un robusto reporte de producción de la minera BHP Billiton. El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 terminó con una baja de 1,5%.

En lo que va del año, el índiceacumula una ganancia de 7%, pero está en camino de cerrar con su mayor baja mensual desde febrero. La Bolsa de Londres perdió 1,90% por el derrumbe de algunos papeles bancario. En Francfort, el DAX cedió 1,9%; en París, el CAC-40 dejó en el camino 1,7%.

Dejá tu comentario