Toque y fuga del máximo en precios

Economía

La primera fecha de abril aportó contraste bien notorio entre sus extremos, inclusive pasado de centena y devolviendo al índice a tener que luchar por debajo de los 1.800 puntos, lo que resulta el piso simbólico. Mes que abrió con variantes de cartera Merval, en virtud de las posiciones por volumen de las integrantes, y que apenas pudo mejorar el ritmo de órdenes del viernes, cerrando marzo, mostrando cierto intento por disparar hacia arriba: sin el debido respaldo en toma de posiciones. De tal forma, en su máxima expresión el Merval arribó a los 1.824 puntos y colocando amplias distancias sobre el curioso nivel «redondo» donde había quedado en el cierre del viernes -justo, 1.800 puntos- dando sensación alcista bastante amplia. Lo demás resultó un recoger de velas, quedándose cada vez más y sin poder evitar el tener que anclar en 1.798 que trajo la mala coincidencia de cierre y mínimo en la misma cifra. Una prueba numérica sobre el derrape que no tuvo rebotes y siendo lo peor de la rueda, junto a la campanada final. Por suma total en acciones, se lograron unos $ 65 millones. Lo más notable es que, con tal módica cifra de efectivo, el segmento cubierto por acciones alcanzó casi a 18% sobre los totales. Evidencia de otras especies con mayor contracción de negocios, que el mercado de títulos privados. Así, se conformó primera fecha de abril dentro de falta de liquidez general para el sistema bursátil, aunque se ingresó a la supuesta «zona alta» de actividad, ya en el interior del año. Caputo gobernó las bajas, con casi 9% -decantando de intensas subas consecutivas- y Longvie resultó lo mejor del día, con 5%. La muy buena actuación de Tenaris, en precios especialmente, como segunda suba del día y 3,7% no alcanzó a contrapesar las variadas caídas del resto. Inestable.

Dejá tu comentario