Se reinstala el debate sobre la jornada laboral reducida: ¿Es posible?

Economía

Beto Pianelli, Secretario Gral de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro (Metrodelegados) volvió a instalar una propuesta que parecía olvidada. Cuáles son los antecedentes.

Beto Pianelli, Secretario Gral de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro (Metrodelegados) volvió a instalar una propuesta que parecía olvidada. En agosto del año pasado, el diputado nacional Hugo Yasky presentó un proyecto de Ley que buscaba reducir la jornada laboral a 40 horas semanales. Sin embargo, no logró consenso necesario para ser tratada en el Congreso. Para Pianelli, es el momento indicado para debatirlo.

En un artículo publicado con el título "Una “independencia” que te convierte en esclavo", Pianelli desarrolla una suerte de tesis en donde asegura que "es un debate para encarar con seriedad y pensar en soluciones tentativas, nunca definitivas sin pasar por la prueba y error de la realidad". Su propuesta no disiente de la de Yasky: reducir la jornada laboral en cuatro días y tres días de descanso sin pérdida de salario. Para Pianelli, la explicación radica en que "unos trabajan toda su vida jornadas extenuantes y otros no tienen trabajo. Ambos grupos deben trabajar con equilibrio a lo largo de su vida, según modalidades y ritmos variados. La redistribución del trabajo se convierte en una necesidad imperiosa".

En AM750, el gremialista sostuvo "En Argentina hay muchísimos compatriotas que no tienen trabajo, además los avances tecnológicos han acelerado la forma de producir mercancía y servicios. Si este no es el momento de discutir la reducción de la jornada laboral no se cuándo será", expresó. Además de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, Pianelli sostuvo que bajaría los niveles de polución y de transporte y potenciaría la recreación y a los sectores de turismo.

Su propuesta va en línea con la de Yasky quien en su momento afirmó que que los países que aplicaron esta reducción experimentaron un aumento de la productividad y rentabilidad.

Antecedentes

La primera iniciativa, impulsada por la legisladora y dirigente de la Asociación Bancaria, Claudia Ormaechea, propone una jornada laboral de un máximo de seis horas por día, y un tope de 36 horas semanales.

El segundo proyecto fue presentado por el antes mencionado titular de CTA de los trabajadores Hugo Yasky, que propone reducirla a 40 horas semanales.

Con el objetivo de mejorar la productividad, reducir los gastos, desarrollar la creatividad y lograr mejores condiciones de vida, se está implementando en diferentes países, como Islandia, Noruega, Japón, Suecia, Alemania, una reducción de la jornada laboral. España fue el último país en sumarse a esta nueva moda. En algunas empresas multinacionales, incluso, se desarrolla un proyecto que lleva el nombre de "Work Life Choice" (Elección de vida laboral) que desafía a sus empleados a "trabajar en poco tiempo, descansar y aprender bien

Bélgica se suma a los países de Asia y Europa que aprobaron una reforma laboral que permitirá a los empleados concentrar sus jornadas en cuatro de los cinco días de la semana, aunque este cambio no supondrá una reducción de las horas trabajadas, las cuales podrán ser de hasta 10 horas por día.

Dejá tu comentario