Volkswagen pide al Gobierno un plan para vender más autos

Economía

Thomas Owsianski elogió la cuarentena pero dijo que no es "barata". Alertó por el impacto que pueden tener los dos meses de inactividad industrial.

Después de la campana de largada que devolvió la actividad a la planta de Volkswagen, tras 6 días con las líneas de montaje paralizadas por el coronavirus, la automotriz regresa de a poco a la normalidad. El presidente de la terminal, Thomas Owsianski aseguró ayer que “la cuarentena todavía no terminó pero fue una decisión buena para proteger la salud de los argentinos. El problema es que no es barata”. El directivo se refirió de esa manera al impacto económico que tienen las medidas de aislamiento social. “Dos meses sin facturación es un desafío muy difícil” agregó.

De todas maneras, prefirió no hacer pronósticos sobre lo que resta del año en cuanto a la evolución del mercado aunque descartó que el 2020 vaya a ser el peor año de la historia. “Hay que ver qué pasa con la negociación con los bonistas. Puede haber un escenario positivo u otro negativo”, aclaró.

Si bien admitió que, con la apertura de concesionarias y el “efecto blue”, hay una mayor actividad, todavía es insuficiente. En ese sentido, estimó que el Gobierno debería impulsar medidas para alentar las ventas: “Necesitamos un plan de estímulo para vender más autos, una inyección para aumentar la actividad. Eso va a ser bueno para las empresas y el Gobierno, que también va a ganar “.

El directivo de la automotriz formuló estas declaraciones, a través de una teleconferencia con distintos medios, un día después de la visita del presidente Alberto Fernández a la planta de la localidad bonaerense de General Pacheco. El regreso a la actividad se hizo el lunes en un turno bajo un estricto protocolo sanitario. Desde ese día, se reinició la fabricación de la pickup Amarok y unidades de preserie del nuevo SUV que producirá la marca conocido como proyecto Tarek. “Entre julio y agosto daremos a conocer su nombre definitivo” aclaró. Una de las consecuencias de la cuarentena es el retraso del lanzamiento de este modelo que estaba previsto para fin de este año y, ahora, se presentará en mayo del 2021. Los problemas que generaron el cierre durante dos meses del establecimiento también afecta a los proveedores. Si bien se había autorizado a la planta a reabrir, tuvieron que esperar que se habilitaran varios autopartistas radicados en la provincia de Buenos Aires. Este es un tema sensible ya que, como se trabaja con stock de piezas reducido, la fluidez del abastecimientos es clave. “Trabajamos con dos o tres días de inventario de piezas” advirtió.

También esto afecta a los vehículos terminados ya que la mayoría de los modelos que venden llegan del exterior, especialmente de Brasil, país que está sufriendo un golpe mayor por la pandemia. De hecho, la planta de Volkswagen en la Argentina es la primera que reabrió en la región desde el estallido del coronavirus.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario