Sindicato de Petroleros de Santa Cruz apunta contra dos contratistas de YPF

Economía

El gremio había lanzado una medida de fuerza contra la petrolera estatal en la provincia, a raíz de la situación de Astra Evangelista y San Antonio, dos empresas contratistas de la operadora estatal. Se dictó la conciliación obligatoria.

El Sindicato Petrolero Privado anunció una medida de fuerza contra YPF en Santa Cruz, a raíz de la situación de Astra Evangelista y San Antonio, dos empresas contratistas de la operadora estatal. El gremio denunció despidos y falta de inversión. Horas más tarde se dictó la conciliación obligatoria.

“No entiendo la postura de YPF. Por un lado quiere ajustar con la excusa de que quiere salir adelante, pero le ajusta a los trabajadores, a las provincias, perjudica la actividad y beneficia a dos empresas que dan que hablar”, señaló el Secretario General del gremio, Claudio Vidal.

Hace algunas semanas, la Federación de Cámaras del Sector Energético de la provincia de Neuquén (Fecene) denunció en un comunicado una situación que catalogó como “grave”. El vector considerado eran las “relaciones comerciales” y la sorpresa venía dada porque la compañía referida a la cual se apuntaba era una empresa controlada en un 99% por YPF, llamada Astra Evangelista (AESA).

Luego de ese comunicado, Fecene mantendrá hoy una reunión de directorio para abordar esta problemática que afecta a diversas empresas prestadoras de servicios en la región, y analizarán su evolución en los últimos meses. Desde la Federación señalaron que esperan una “distribución equitativa” de las contrataciones y aguardan por una pronta respuesta al respecto.

La actividad de AESA está focalizada en cuatro pilares: la construcción integral de obras, la fabricación de equipos y módulos de proceso, ingeniería y la provisión de servicios en las áreas del gas y del petróleo. Algunos registros y bases de datos oficiales dan cuenta de que en la empresa trabajan 6.786 personas.

“AESA es una empresa que se quedó con la mayoría de los contratos de las empresas regionales que estaban en el sector de producción, ganó los contratos apadrinada por el directorio de YPF, comenzó a aumentar su pérdida, y hoy pretende salvar la compañía despidiendo trabajadores pero además metiéndole la mano en el bolsillo a YPF, y los más triste es que YPF se presta a ese juego”, señaló Vidal.

A raíz de esto, los petroleros habían iniciado un cese de actividad desde este lunes a las 8 en cada lugar de trabajo con la modalidad de “retención de servicio”. En horas de la tarde se dictó la conciliación obligatoria por 15 días y el ministerio de Trabajo convocó a ambas partes a una audiencia para el 21 de enero a las 14.30 que se llevará a cabo de forma virtual.

Preocupación

“Es un momento difícil, la pandemia a golpeado fuerte a las industrias y en Santa Cruz, en la actividad petrolera se hizo sentir, hemos colaborado con controles sanitarios trabajando con los COE de cada localidad, con test de PCR, protegiendo la salud de los trabajadores y de los vecinos, defendiendo una industria que es importante para nosotros y para la provincia”, señaló Vidal.

Vidal expresó su preocupación por el Presupuesto 2021 de YPF “se hace difícil cuando las operadoras aprueban presupuestos inferiores a años anteriores, porque viene colgado de un ajuste, que rápidamente se ve reflejado en el yacimiento con paralización de equipos y despidos por reducción de contratos”.

En ese sentido el dirigente manifestó que “YPF tiene una deuda importantísima con lo santacruceños, en la gestión anterior de YPF con el mandato de Macri se llevó a cabo el ajuste y por ser de Santa Cruz nos castigaron, nos bajaron equipos de perforación, terminación, pulling, se puso en práctica el ajuste, flexibilizando convenios, y creo que se tenía que terminar con un nuevo gobierno”.

“No es una crítica, cuento la realidad de los hechos, dialogamos todo el año pasado y presentamos propuestas y acuerdos para mantener la industria y los empleos, pero el presupuesto no tiene en cuenta la deuda histórica que tiene la operadora con los trabajadores santacruceños, es notable la caída de producción, de reserva, la baja de actividad, la paralización casi total de la perforación”.

Señaló además que hay un pasivo ambiental que preocupa, “quiero llamar a la reflexión, pedirles a las autoridades de YPF que trabajen en un plan para revertir esta triste situación, no podemos seguir pagando el costo de las malas gestiones, claramente los compañeros no son los responsables del vaciamiento de YPF, como argentinos creemos que es importante que la operadora salga adelante, pero no de esta forma”.

Vidal comunicó la medida de fuerza “después del dialogo sin tener respuestas, y solicitando mayor inversión vamos a acudir a una medida de fuerza, es lamentable llegar a esta decisión, vamos a seguir dialogando y acompañando a una YPF que quiera salir adelante con los trabajadores adentro y proyectando mayor inversión, lo necesita los trabajadores, el pueblo de Santa Cruz y la misma operadora, queremos una YPF pujante, en desarrollo, comprometida con la sociedad, no queremos una YPF que siga ajustando”.

Argumentos

En el comunicado antes mencionado, la Federación denunció a la petrolera porque “afecta negativamente al entramado de empresas regionales”.

Las empresas integrantes sostenían que por la intervención de Astra Evangelista sentaba un parámetro que el resto de las compañías no podía sobrellevar ya que al ser controlada por YPF, la firma cerraba contratos por debajo de los valores de referencia o pisos mínimos necesarios para llevar adelante la actividad.

Además, señalaron que la injerencia de AESA consolida “modificaciones sustanciales de los mecanismos de contratación” pero también “inexistencia de contratos a largo plazo”, todo ello basándose en la relación “variable”, de acuerdo a “lo que la contratante, YPF o las que van a liderar la relación directa (contratistas), considera demandar”.

El comunicado hacía referencia a otros impactos que este tipo de prácticas mantenía en el sector, sobre todo entre las pymes.

Los resultados operativos de AESA hace tiempo parecen haber incursionado en terreno negativo. La asistencia financiera de YPF hacia Astra Evangelista de la cual depende esta última, parece haber crecido de forma sustancial hasta un punto que merece mención y que lleva a preguntarse si lo negativo del resultado que deja el negocio no es parte de una estrategia de la petrolera.

En rigor, en tan solo nueve meses, el patrimonio negativo de la empresa creció más de un 400% al tiempo que, atención, al 30 de septiembre los préstamos otorgados por YPF a la firma ascendían a $8.700 millones, lo que representa que en tan solo nueve meses la empresa estatal duplicó los préstamos otorgados ya que en diciembre de 2019 ascendían a poco más de $4.200 millones, según se desprende de los resultados.

Dejá tu comentario