17-O: la fecha patria peronista sin shows con Scioli y Cristina

Edición Impresa

• SIN ACTOS GRANDES, A 70 AÑOS DEL 45.
• HOMENAJES Y ANDADAS.
• CANDIDATO SE DESPEGA DE TECNÓPOLIS Y SE MUDA AL LUNA PARK.

Daniel Scioli dilataba, hasta anoche, la respuesta que el peronismo le reclamaba con fingida ansiedad: que defina de qué modo el candidato presidentel del PJ recordará los 70 años del surgimiento tumultuoso -el 17 de octubre de 1945- de la identidad política que justificó un "ismo" de Juan Perón.

A 10 días de la elección, Scioli prefirió no enroscarse en murgas indómitas. Hiperpragmático, desactivó apenas hubo planteos sólidos, un acto en la cancha de Racing, una convocatoria a Plaza de Mayo o cualquier concentración de carácter masivo. El riesgo de un episodio violento, espontáneo o sembrado, en las vísperas de una votación con pronósticos tan ajustados fue considerado innegociable por el candidato.

"Sería nuestro cajón de Herminio", confió un peronista del staff de Scioli, que exploró variantes para recordar la efemérida emblemática del PJ, la fecha patria peronista. "Es peligroso y no suma nada", se sinceraron en el equipo de campaña donde, anoche, todavía no había precisiones sobre qué hará ese día el candidato. Podría aparecer en una juntada sindical -algo que tampoco parece seducirlo- o en el homenaje que se arma para el sábado al mediodía en la quinta 17 de Octubre, armado por el PJ bonaerense, club que preside Fernando Espinoza, que suena para él a crear "ministerio de Ciudades y Territorios".

Scioli
terminó de resolver en estas horas que su cierre de campaña será en el Luna Park. No repetirá, como estaba previsto, el show final en Tecnópolis, en parte para despegarse de un escenario identificado con el mundo K. Cristina de Kirchner, que ayer se mostró con el candidato y volverá a hacerlo esta semana, no formará parte de esa escenografía. La Presidente y La Cámpora laten al ritmo de las novedades que planas y neutras llegan de Santa Cruz, donde la familia presidencial pone todo en juego.

No sólo la gobernación para Alicia Kirchner, sino la diputación para Máximo, el heredero en tránsito, que perdió con el radical Héctor Roquel. En La Cámpora pronostican, confiados, que su jefe ganará el 25-O pero, en una admonición velada, justifican que no haya salido de su provincia porque la disputa es reñida. "Perder en tu provincia y en la primera elección que participás no es el mejor debut. Pero va a ganar...", se dio ánimo un referente juvenil.

Máximo y Scioli, distantes y distintos, mastican idéntica cautela en la previa de una elección clave para sus carreras políticas. El bonaerense soporta la demanda de los caciques del PJ, que le reclaman que "haga algo" por el 17 de octubre porque ignorar esa fecha es incómoda sobre todo para los que venden a Scioli como un retorno al peronismo clásico.

El candidato se mueve, hasta acá, en una sintonía propia: "fumigó a Carlos Zannini de la campaña y al presentar, por goteo, a su eventual futuro gabinete (Ver nota página 10) lo hace más con una lógica nacional que provincial. Omar Perotti, a quien deslizó para Agricultura, le pidió que no lo mencione porque debe, primero, ganar en Santa Fe como una escala para volver a disputar la elección, foto que sería perfecta para el diputado si Hermes Binner repunta y deja a Carlos Lole Reutemann tercero y, por ende, fuera del Senado.

Otra lógica local que, en el frenesí campañista, Scioli no detecta es el ruido en Mendoza por la versión de que Francisco "Paco" Pérez irá a Defensa cuando, jaqueado por la crisis, atraviesa a los tumbos el fin de gestión con una postal poco taquillera: el pago de los salarios en cuotas.

Cristina de Kirchner no tiene, en agenda, una celebración puntual sobre el 17-O, pero en Gobierno avisaron que, como suele hacer, se referirá a la fecha vía redes sociales o, quizá, en los actos que tiene planeados hasta la semana que viene. Tampoco La Cámpora planea un episodio nacional y genérico aunque habrá actividades a nivel provincial y local, según el caso, y dentro de la campaña. El neocamporismo tiene en carpeta un acto "grande" que podría ser el 27 de octubre, aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, o el 5 de noviembre, para recordar la Cumbre de las Américas de 2005, en Mar del Plata, donde se rechazó la expansión del ALCA.

Otros sectores, como el Movimiento Evita, armarán sus juntadas bajo sellos laterales: el grupo de Emilio Pérsico convoca a una "feria popular" en Plaza de Mayo a través de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), algo así como una CGT de cooperativistas. En tanto, en Atlanta, la agrupación Seamos Libres, una especie de kirchenrismo divergente, hará su propio acto con la presencia de Axel Kicillof.

Dejá tu comentario