Acuerdo total con Obama, pero ALCA todavía no

Edición Impresa

"No hubo ni un sí ni un no, salió todo 10 puntos", festejaban en la Casa de Gobierno, quienes participaron de los encuentros de Barack Obama con Mauricio Macri.

El norteamericano dijo estar "impresionado" por las medidas adoptadas por Macri en sus primeros 100 días de gobierno y lo ponderó como un "ejemplo de liderazgo" para la región, reconociendo que ambos países ya comenzaron a hablar sobre nuevos acuerdos comerciales.

El primer encuentro fue "casi a solas" , unos diez minutos entre Obama y Macri acompañados por Susan Rice, consejera de Seguridad de los Estados Unidos y por el jefe de gabinete argentino, Marcos Peña.

Entre los temas que conversaron se habló de la similitud de cómo ambos llegaron a ser presidentes de sus países utilizando una manera no tan tradicional de campaña. Tanto Obama como Macri le dan mucha importancia a las redes sociales como una de las plataformas fundamentales de campaña.

Esa sintonía que mostraba Obama con Macri lo llevó a decir "me entristece que sólo coincidamos nueve meses (de nuestros mandatos), pero podemos empezar a emprender un camino eficaz que se sostendrá hacia el futuro" aludiendo a que dejará entonces el mandato.

En la Cancillería argentina se comentaba ayer que el presidente norteamericano dista de ser un "pato rengo", es decir que sigue teniendo gravitación en la política de su país. Pero además, que la visita de Obama debe ser analizada desde un punto de vista "institucional", ya que más allá del partido gobernante en los Estados Unidos, es parte de la estrategia de la política exterior estadounidense la decisión de estrechar las relaciones entre ambos países. Y, agregan, como si esto fuera poco, además existe una alta probabilidad de que otro demócrata, Hillary Clinton, sea la futura presidente de la primera potencia.

Obama dijo que "la Argentina, como una de las naciones más poderosas de la región, debe ser un aliado crítico" de Estados Unidos y que "dado el interés del presidente Macri, la reforma económica, la transparencia", entre otros aspectos, es "un ejemplo para otros países en este mismo hemisferio".

"Los EE.UU. están listos para trabajar con la Argentina", afirmó el norteamericano.

Macri también abundó en elogios. "Usted demostró que con audacia y convicción se podía desafiar al status quo", dijo.

Lo cierto es que el apoyo presidencial de Obama, sostienen en la Casa Rosada tendría resultados como que "por lo pronto en 18 meses habrá un desembolso de inversiones -muchas de ellas retenidas- de empresas norteamericanas por 2.500 millones de dólares".

Otra de las expectativas es que se destrabe el ingreso de productos argentinos a los Estado Unidos y que, por ejemplo "es probable que este año vuelvan a exportarse limones".

Desde hace casi 15 años la Argentina no puede vender limones a los Estados Unidos. En 2011 hubo un reclamo de productores de California contaron con el apoyo de la Justicia y este mercado volvió a cerrarse. El argumento esgrimido era la intención de proteger la sanidad vegetal, a partir de la sospecha de que los limones argentinos podrían ser transmisores de una bacteria. En 2000, el primer año en que exportaron limones a Estados Unidos, se enviaron 7.400 toneladas, mientras que en 2001 se pasó a 20.000 toneladas.

En tanto, el presidente norteamericano fue contundente: "En comercio ya hemos organizado un grupo de trabajo para que identifiquen las áreas donde hay barreras que han impedido el progreso en nuestra relación. Estaremos elaborando un acuerdo de libre comercio quizás hacia el final de ese proceso", explicitó Obama. De todas maneras, admitió que antes de avanzar en este sentido "hay que resolver otros puntos" referidos al intercambio comercial.

Al respecto, las empresas de los Estados Unidos son las primeras en el ránking de inversiones extranjeras en el país, tanto desde el punto de vista del stock como del flujo de los últimos años. En el país operan más de 500 compañías de origen estadounidense.

Además, las exportaciones argentinas han ido perdiendo presencia en los mercados desarrollados, y particularmente en los Estados Unidos, país con el que se registra en los últimos años un persistente déficit en el intercambio.

De todas formas, con algo menos del 6%, los Estados Unidos son el tercer destino de las ventas nacionales, en tanto que las importaciones desde el país del norte representan algo más del 10% de las compras externas argentinas -cuarto lugar en importancia-. Sobre las bases de estas cifras, expertos en comercio internacional sostienen que el comercio bilateral tiene un amplio recorrido potencial, aunque ello demande acciones de buena voluntad por parte de ambos gobiernos.

En la conferencia de prensa que realizaron los presidente se habilitaron para la prensa sólo cuatro preguntas, dos para corresponsales extranjeros y dos para medios locales. La primera pregunta la realizó Ámbito Financiero. Ante la consulta de este diario, Obama señaló que, si bien el tema de los holdouts está en la Justicia de su país, de todas formas consideró que "una resolución" del conflicto por la deuda pública argentina en default "podrá estabilizar la relación financiera a nivel internacional" del país.

Obama calificó de "constructivo" el planteo del Gobierno argentino sobre el tema y dijo que así se ha "abierto la posibilidad de que haya una resolución" .

Más aún, realizó un paralelo con las decisiones financieras difíciles que tuvo que tomar en medio de la crisis mundial de 2008, en lo que se interpretó como otro aval a la decisión argentina de poner punto final al default.

Dejá tu comentario