Sebastián Calvo: "Hay que producir más alimentos cuidando el planeta"

Edición Impresa

Red Surcos es una empresa argentina líder en fitosanitarios, con vasta experiencia en nanotecnología. Sebastián Calvo, CEO de la compañía, aseguró que en el futuro habrá mayor cantidad de insumos para el agro que aporten cuidados al medioambiente, otorguen eficiencia productiva y permitan generar alimentos más seguros.

Red Surcos es una empresa argentina líder en fitosanitarios, con vasta experiencia en nanotecnología. Sebastián Calvo, CEO de la compañía, aseguró que en el futuro habrá mayor cantidad de insumos para el agro que aporten cuidados al medioambiente, otorguen eficiencia productiva y permitan generar alimentos más seguros.

Desde su origen, Red Surcos puso al medio ambiente como una preocupación. ¿Hacia adónde va la empresa que supo anticiparse a lo que hoy es una demanda social?

El 2020 nos permitió revalidar y reforzar la estrategia que encaramos en 2008, cuando comenzamos con las formulaciones innovadoras en fitosanitarios y fertilizantes. En los últimos meses trabajamos para definir el futuro de la empresa y trazamos tres objetivos. Por un lado dentro de la Argentina decidimos seguir en el proceso de incorporación de nuevos productos a base de nanotecnología u otras técnicas, como biológicos o mezclas de biológicos y químicos para reforzar aspectos vinculados al cuidado medioambiental, mejorar la eficiencia del productor agropecuario y también lograr alimentos mas sanos. Otra línea de trabajo impulsará la internacionalización ya que nuestra tecnología nos permitió obtener muchas patentes alrededor del mundo. Por último, avanzaremos en líneas de investigacion de productos biológicos con la idea de reducir la cantidad de fitosanitarios que se utilizan para la agricultura.

Periodista: ¿Cómo se puede medir el impacto ambiental que tiene el agro?

Sebastián Calvo: Este año trabajamos muy fuerte en difundir lo que se denomina Índice de Impacto Ambiental en las aplicaciones de fitosanitarios y fertilizantes. Aquí en Argentina esta tarea la esta desarrollando la Facultad de Agronomía de la UBA y se llama RIPEST. A partir de la medición que hace la aplicación se obtiene un índice y esa es la única forma de poder mejorar, midiendo lo que hacemos en el campo y evaluando el impacto ambiental. Es la única manera de cuidarnos y mejorar lo que hacemos día a día, por eso tomamos esa referencia a la hora de elaborar nuestros productos.

P.: ¿Cree que es posible que se avance en regulaciones mas estrictas?

S.C.: Entiendo que sí pero no desde el punto de vista de un mayor control, sino porque ya es una demanda de toda la sociedad, de todos los que consumimos alimentos. Tenemos que producir cuidando nuestra casa, que es el planeta.

No sé si vendrán regulaciones, pero esa demanda social va a dar oportunidades a empresas como la nuestra en lo que respecta a fitosanitarios, pero también hay otras técnicas que aportan al cuidado del ambiente como la agricultura de precisión, la información que uno puede tener para aplicar menos químicos y ser eficiente con menos recursos o aprovechar el uso del agua. Hay una gran cantidad de tecnologías y técnicas que pueden ser aplicadas y nosotros aportamos nuestro grano de arena en lo que se refiere a sanidad y nutrición vegetal pero en el proceso productivo en general hay muchas aristas donde se puede mejorar.

Las regulaciones pueden llegar desde el estado o desde los propios privados. Hoy en día hay supermercados que tienen en cuenta esa variable y ofrecen productos que tienen trazabilidad para demostrar su sustentabilidad. Podrá intervenir el estado pero yo creo que el mismo mercado va a obligarnos a una producción más sustentable.

P.: Desde el punto de vista de la economía, ¿Argentina sigue siendo un país interesante para invertir?

S.C.: La macroeconomía afecta al país, a la industria, al normal desenvolvimiento de las empresas para producir y comercializar, eso es una realidad. Pero a mí me gusta mirar con los faros largos e ir más allá. El productor agropecuario, ya sea por necesidad o por ese espíritu emprendedor que tiene, adopta tecnología muy rápidamente y generó un ecosistema virtuoso. A partir de allí aparecieron empresas agtech como la nuestra. Ese ecosistema hace que podamos validar rápidamente nuestras propias tecnologías, junto a organismos como el INTA, asociaciones como Aapresid o las universidades. Por esta realidad soy optimista independientemente de lo que ocurre a nivel macroeconómico en el país.

P.: ¿Es posible que siga creciendo la producción agropecuaria?

S.C.: Este año está comprometido por el clima, pero si uno mira 10 años hacia adelante, la producción va a seguir creciendo de la mano de las innovaciones, como por ejemplo los productos que aporten un mayor cuidado al medioambiente, que otorguen eficiencia y nos permitan generar alimentos más seguros.

Dejá tu comentario