Allanan Techint por sobornos en Brasil y complican a Rocca

Edición Impresa

• A LA PAR QUE LOS "CUADERNOS", SE ACTIVA CAUSA INICIADA POR UNIDAD ANTILAVADO POR ALERTA DE LA OCDE
Juez Ramos secuestró servidores con objetivo de recuperar correos electrónicos de casa matriz, con su filial acusada de haber pagado sobornos a firma “pantalla” de funcionario brasileño por obra pública.

Un sorpresivo operativo de allanamiento tuvo como protagonista al Grupo Techint y a su sede central, sin que todavía se apaguen los ecos de la declaración indagatoria de Paolo Rocca por la causa de los "cuadernos", donde podría terminar procesado por Claudio Bonadio. El procedimiento ordenado ayer al mediodía por el juez Sebastián Ramos se relaciona a otra de las aristas judiciales que impactan en el holding siderúrgico, en una investigación trasnacional por sobornos relacionados a Odebrecht y Petrobras. En esa causa se la señala por ser integrante de un cartel de empresas que pagaron coimas a funcionarios brasileños a cambio de una megaobra en Brasil.

La causa se inició por una denuncia de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), la unidad fiscal antilavado que conduce Gabriel Pérez Barberá, que acusó a Techint por sobornos. La maniobra investigada habría sido realizada a través de su filial en Brasil Engenharia Construcoes (TEBRA) entre 2009 y 2013, donde se cursaron sobornos al entonces presidente de la empresa de energía atómica Electronuclear, el funcionario público Othon Luiz Pinheiro Da Silva. El objetivo habría sido acceder a la construcción de la Central Nuclear Almirante Álvaro Roberto, conocida como "Angra III", en Río de Janeiro. El allanamiento en las oficinas del edificio Catalinas, en Puerto Madero, fue ordenado por Ramos para buscar documentación en la empresa relacionada a la investigación, indicaron fuentes judiciales. Puntualmente, la Policía de la Ciudad buscó los servidores informáticos con el objetivo de recuperar correos electrónicos de los imputados con la filial brasileña. A mediados del año pasado, el país vecino suspendió la contratación de obra pública a Techint por el lapso de cinco años, al encontrar acreditado que hubo pagos ilegales en el consorcio que compartía con Odebrecht, y que perjudicó a Petrobras en miles de millones de reales por otra obra: Gasduc III. La confirmación de la Justicia brasileña fue que hubo sobreprecios en el medio para adjudicarse la construcción. La OCDE dio la primera notificación para que la alerta escale a la Procelac y se generen las dos denuncias penales, que habían quedado relegadas pero que adquirieron vigor a la par de la causa de los "cuadernos".

Según la acusación, "Ingeniería y Construcción", contratista de Electronuclear -subsidiaria del grupo Electrobras- habría efectuado esos pagos ilegales junto al grupo de empresas que en Brasil conformaron el consorcio denominado "Anagramon" (UTC Ingeniería SA, Constructora Norberto Odebrecht SA, Constructora Andrade Gutiérrez SA, Constructora Camargo Correa SA, Constructora Queiroz Galvao SA y EBE). El expresidente de Eletrobras, Othon Luiz Piñeiro Da Silva habría recibido por intermedio de su empresa Aratec (de la que poseía el 99% de las acciones), alrededor de 4,5 millones de reales en concepto de sobornos por parte de ese pool de empresas, para lograr la adjudicación de la obra Angra III. En la mira habían quedado Ricardo Ouriques Marques, director general de Techint en Brasil, Carlos Bacher (CEO de Ingeniería y Construcciones) y el propio Ludovico Rocca, sobrino de Paolo y titular de la firma. En Argentina, por impulso de la fiscal federal Paloma Ochoa, se investiga el delito de presunto cohecho. Aratec habría sido la firma "pantalla" del funcionario para cursar pagos indebidos a lo largo de 4 años, mientras que el holding de Rocca. En el "Lava Jato" existe un "arrepentido": Dalton Avancini, extitular de Camargo Correa, socia de Techint en las obras, que corroboró pagos a funcionarios.

Las esquirlas del "Lava Jato" que salpicaron de este lado de la frontera son por la hipótesis de que la filial argentina estructuró esa operación bajo el amparo de su casa matriz, en Argentina y con pleno conocimiento de sus autoridades.

Dejá tu comentario