Aníbal F. debuta con unipersonal en el Senado

Edición Impresa

Monólogo, match de improvisación o exposición de informes de gestión de Gobierno, el debut de Aníbal Fernández como jefe de Gabinete mañana en el Senado ya despertó la expectativa de kirchneristas y opositores. La verborragia del funcionario, que cumplirá, con un mes de atraso, su deber constitucional de comparecer mensualmente ante las Cámaras del Congreso apuntará principalmente a defender la nueva ley de servicios audiovisuales presentada por el Poder Ejecutivo.

Convertido en vocero indiscutido del matrimonio presidencial, aun antes de asumir como jefe de ministros, Fernández llevará al Senado su habilidad oral para defender aun las aristas más polémicas de la gestión kirchnerista. La embestida de críticas opositoras estará a cargo del jefe de los senadores de la UCR, Ernesto Sanz, quien mantiene la ilusión de obtener alguna respuesta específica a las preguntas que ya le adelantaron por escrito al jefe de Gabinete.

Los radicales, junto a la Coalición Cívica de María Eugenia Estenssoro y al peronismo crítico, pedirán a Fernández precisiones sobre el momento y la oportunidad de discutir la nueva ley de medios justo antes de que el oficialismo pierda la mayoría en ambas cámaras, por el recambio de legisladores tras las elecciones del 28 de junio. Lo más importante del discurso del jefe de Gabinete podría llegar con algún adelanto de los cambios que el Gobierno está dispuesto a realizar en el texto original de esa ley, como modificar la autoridad de aplicación o limitar el acceso de las telefónicas al mercado audiovisual. Se trata de reclamos que ya plantearon sus aliados de centroizquierda y el socialismo, y que el kirchnerismo estaría dispuesto a conceder con tal de asegurarse los votos en el recinto.

Tras haber pedido la renuncia del vicepresidente en reiteradas oportunidades, Fernández se verá por primera vez cara a cara con Julio Cobos, el principal adversario de la Casa Rosada. Pero también deberá convivir durante su exposición de informes con Carlos Reutemann, otro de los rivales directos del kirchnerismo en la precoz carrera por 2011.

Ayer, los jefes de bloque buscaban unificar un temario respecto de temas coyunturales, como deuda externa, medidas preventivas sobre el dengue e influenza H1N1, y la firma del acuerdo entre el Gobierno y la AFA para la transmisión por TV abierta de los partidos del torneo local. En ese contexto, se espera que Fernández exponga sobre aspectos estratégicos en materia de política económica y el cumplimiento del plan de obras públicas, entre otros temas.

Compromiso

Fernández, no bien asumió en su cargo, manifestó su compromiso de concurrir al Parlamento, y el pasado 11 de agosto envió una nota a Julio Cobos, expresándole que se ponía a disposición del cuerpo para informar sobre la marcha del Gobierno.

Con esta acción, Fernández estaría dando cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 101 de la Constitución Nacional.

El anterior jefe de ministros Sergio Massa concurrió una vez a la Cámara de Diputados para presentar su informe de la gestión del Gobierno, en octubre del año pasado.

Por su parte, el primer jefe de Gabinete de la era kirchnerista, Alberto Fernández, concurrió al Senado una vez en 2003, tres en 2004 y dos en 2006, mientras que no acudió en los años electorales de 2005 y 2007.

Dejá tu comentario