Avatares de tv

Edición Impresa

  • Aptra sacrificó a Marcelo Tinelli por Adrián Suar al decidirse por el domingo 2 de mayo para la entrega de los Martín Fierro, día inédito para la ceremonia, lo que habilitó la asistencia de Suar pero impidió la de Tinelli. El directivo de «Canal 13» y socio de «Pol ka», quien hace casi una década está enemistado con Aptra y no concurre, este año cambió de idea. Además, la emisión por «América» el domingo no perjudicará demasiado a ningún programa suyo en «Canal 13». Lo cierto es que Suar espera exhibir el oro que, se descuenta, ganará «Valientes», o tal vez «Tratame bien». ¿O le habrán anunciado a Suar que recibirá el premio platino, que vota «la gente» vía telefónica, y que el año pasado se llevó Mirtha Legrand? La otra candidata es Susana Giménez. 

  • En cuanto al oro, «Telefé» ganó el año pasado por «Vidas robadas» y, como es sabido, Aptra reparte premios para todos y alterna siempre el premio máximo entre los dos líderes. Desde hace unos años también se mima al canal estatal, y «América» se lleva algunas estatuillas pues es el que se interesa en pagar los derechos de televisasión y difusión de la fiesta de Aptra. No faltará el jurado de modistos que juzgue a la peor y mejor vestida, que durante los últimos años tuvo más importancia desde la cobertura televisiva que algunos de los rubros más relevantes.

  • En cuanto a la baja de Marcelo Tinelli, alegó problemas personales aunque trascendió que no desea interrumpir sus minivaciones antes de su debut el lunes próximo. Tinelli dejó trascender que si la ceremonia se habría realizado, como estaba pautada originalmente, el miércoles 28, habría asistido. Pero con el cambio de fecha -que perjudica a todo aquel que planeó un viaje por el sábado feriado del día del trabajador- Tinelli fue uno de los viajantes afectados. En rigor el conductor de «Showmatch» tendrá sólo un mes de «trabajo intenso», pues en junio volverá a viajar para el mundial.  

  • El miércoles 5 de mayo a las 13.30 regresa Mirtha Legrand a «América», quien recibirá a Enrique Pinti, como todos los años, y a Antonio Gasalla. Se trata de su 42° temporada y a esta altura ya no juega más con el misterio gastado de si vuelve o no vuelve a la TV. En las últimas horas Legrand fue consultada sobre el nuevo romance de su nieto y productor ejecutivo Nacho Viale, con la chica de «Casi ángeles», María Eugenia Suárez. Legrand dijo que la había conocido y que «Es amorosa la chica, muy encantadora». El año pasado el regreso de Legrand coincidió con la reconciliación entre Juanita Viale y Gonzalo Valenzuela, años atrás fue el nacimiento de su nieto o bisnietos. La familia le da libreto.

  • Avanza «Para vestir santos», que se concentró en el segundo capítulo en delinear mejor los perfiles de las tres hermanas protagonistas: sus obsesiones, sus miedos y el devenir de sus cotidianeidades. La más divertida, acaso por lo patética, resultó la mayor, Gabriela Toscano, empleada en un peaje de la autopista, que sigue soñando con su novio de hace 16 años, interpetado por Luis Machín. El hombre volvía a ella y la invitaba a cenar, lo que alimentaba una ilusión que pronto se desvanecía: todo lo que quería Machín era que mediara con su esposa para disuadirla de haberlo echado de la casa.  

  • La otra historia de Toscano giró en torno a Fernán Mirás, donde se advirtió el toque absurdo que imprime Javier Daulte al guión. Mirás interpreta a uno de los automovilistas que paga el peaje a diario, hasta que un día choca, distraído por un mosquito dentro del auto. Divirtió el diálogo entre Toscano y Mirás, en el interior del coche, destruido, en plena autopista, mientras ambos esperaban a la ambulancia. El rating de «Para vestir santos» fue 16.6 y perdió contra «Botineras» (19.1).


  • Las escenas hot que Osvaldo Laport protagonizó primero con Andrea del Boca y después con Viviana Saccone en «Alguien que me quiera», ahora se reiterarán pero con el elenco joven. Se cree que lo emitirán antes de que el programa pase a la tarde, pues desde el lunes, con el desembarco de Marcelo Tinelli, la novela se verá a las 19, en competencia con «Casi ángeles». Nueva muestra de que poco importa el público, pues se duda que aquel que seguía la novela a las 22.30, pueda verla a la 19.
  • Dejá tu comentario