Bagdad violenta: dejó 50 muertos un triple atentado

Edición Impresa

Bagdad - Al menos 50 personas murieron y unas 200 resultaron heridas en tres fuertes explosiones registradas ayer en Bagdad, que iban dirigidas contra las embajadas extranjeras. La legación española sufrió «cuantiosos» daños materiales, informaron fuentes oficiales en Bagdad y en Madrid.

Una de las explosiones tuvo lugar en el barrio de Mansur, donde se encuentran las legaciones de Alemania, Egipto, Brasil, Siria y España. El Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid confirmó en un comunicado que el ataque causó «cuantiosos» daños materiales en la embajada.

La legación española se encuentra junto a la alemana. Allí perdió la vida uno de los trabajadores iraquíes de la embajada, mientras que otros tres resultaron heridos.

Analistas iraquíes indicaron que la legación alemana no era el objetivo principal de los terroristas, sino más bien las representaciones de Egipto y de Siria. El Ministerio de Relaciones Exteriores en El Cairo informó que cuatro egipcios resultaron heridos.

La repulsa internacional fue unánime, con Estados Unidos y Alemania a la cabeza. La más fuerte de las detonaciones se registró cerca de la embajada iraní.

Muchos de los heridos allí trabajaban en el banco próximo a la embajada, dijo la Policía. Los domingos son días laborables en el país árabe.

Además, dos periodistas resultaron heridos cuando estallaron las ventanas del sindicato de periodistas, ubicado en un edificio cercano.

Irak vivió un fin de semana especialmente violento. El sábado 25 personas perdieron la vida al sur de Bagdad al ser tiroteadas por desconocidos que portaban uniformes de los cuerpos de seguridad.

Un portavoz de las fuerzas de seguridad iraquíes dijo que en los atentados de ayer hubo 17 muertos y 140 heridos en Bagdad. Sin embargo, testigos y policías en la zona hablaron de 50 muertos. Uno de los artefactos detonó en un minibús con 21 pasajeros.

Frustrados

Fuentes oficiales indicaron, además, que dos terroristas murieron en el barrio Al Saydiya, en el sur de Bagdad, cuando intentaban colocar un explosivo en un vehículo. Un tercer terrorista resultó herido.

Por su parte, el portavoz del Comando de Operaciones en Bagdad, Qasim Ata, dijo que las fuerzas de seguridad habían matado a una persona que iba a perpetrar un atentado suicida en Bagdad. «La lucha contra el terrorismo continúa», señaló Ata. «Al Qaeda -prosiguió- sigue siendo influyente».

Caos

Las bombas que estallaron ayer sumieron en el caos a la capital iraquí, con decenas de ambulancias intentando abrirse paso en calles congestionadas. Muchas personas procuraban marcharse a sus casas por temor a nuevos ataques. En tanto, los encargados de seguridad establecieron puestos de control por toda la ciudad e inspeccionaron en profundidad los vehículos a la búsqueda explosivos.

La tensión en el país ha ido creciendo tras la lucha por el poder, que se desató con las elecciones legislativas celebradas el pasado 7 de marzo.

Las explosiones se dirigieron contra embajadas de países que se han «inmiscuido» en la política de Irak, como Siria, Irán y Egipto, señalaron comentaristas locales.

«Todas estas explosiones son debido al conflicto de poder y la formación del nuevo Gobierno», clamó un hombre que sobrevivió a una de las explosiones. Los partidos políticos intentan actualmente formar una coalición de gobierno y para ello hay que intentar conciliar diferentes corrientes políticas y religiosas bajo una misma propuesta.

El vencedor de los comicios, Iyad Alawi, que figura al frente de una coalición secular, quiere suceder al frente del Gobierno al actual primer ministro chiita, Nuri al Maliki.

Sin embargo, Al Maliki, que logró la segunda posición en votos, quiere seguir en el poder e intenta forjar una alianza con los kurdos y otros partidos chiitas.

Agencias DPA, EFE, AFP y Reuters

Dejá tu comentario