Barrionuevo abre otra franquicia sindical con aliados de peso propio

Edición Impresa

• LA ENÉSIMA RESURRECCIÓN DEL DIRIGENTE QUE POR UN CUATRIMESTRE TUVO A CARGO LA INTERVENCIÓN DEL PJ
El gastronómico será el patrocinador de una nueva versión de las 62 Organizaciones (la tercera) que buscará tallar en CGT y en la interna del peronismo.

Luis Barrionuevo recuperará hoy protagonismo y músculo sindical al patrocinar la apertura de una nueva franquicia de las 62 Organizaciones, el sello que se conoce como "el brazo político del movimiento obrero" y del que existen hasta ahora otras dos versiones: una aliada al Gobierno y otra cercana al kirchnerismo. Para el gastronómico será, con la colaboración de gremios de peso, un intento por volver al primer plano luego de su fugaz intervención del PJ, por el lapso de un cuatrimestre, y de un rol marginal en la pulseada por el manejo de la CGT.

La nueva "normalización" de "las 62" tendrá ventajas respecto de sus competidoras al contar con sindicatos influyentes como la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Sanidad, Alimentación la Unión Tranviarios Automotor (UTA), La Fraternidad (maquinistas de trenes) y Asociación Bancaria, además de Gastronómicos. De hecho la votación de una nueva jefatura se hará en una sede de la UOM, en Hipólito Yrigoyen 4265.

Al cabo de una votación entre más de medio centenar de sindicatos convocados, entre las 10 y las 18, se dará a conocer una Comisión Directiva que encabezará Hugo Benítez, secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT). Barrionuevo, además, podrá alegar que en su composición la nueva versión de las 62 Organizaciones contará con los sindicatos que componen el triunvirato de la CGT: Sanidad, Dragado y Balizamiento y Obreros de Estaciones de Servicio.

Será un acto con lecturas en varios niveles del mundillo sindical. En lo más evidente será una confirmación de la alianza que tejieron en los últimos meses el gastronómico y Antonio Caló, jefe de la UOM. Caló, de hecho, se movió este año con la suficiente versatilidad y ubicuidad como para ser reivindicado como socio por Barrionuevo, los "gordos" de los grandes gremios de servicios y por el Movimiento de Acción Sindical (MASA). De hecho otro dirigente de la UOM, Francisco "Barba" Gutiérrez, integra otro armado diferenciado, el que lidera Hugo Moyano entre los gremios disidentes.

Al mismo tiempo la composición de la nueva "seis dos" da cuenta de un entendimiento entre Barrionuevo y los sectores mayoritarios que hoy manejan la CGT ("gordos" e "independientes"), sobre quienes eligió recostarse para no perder protagonismo en un eventual recambio como el que demandan los opositores.

Para alumbrar el sello, sin embargo, el gastronómico debió sufrir una ruptura dentro de su propio núcleo de aliados. El mes pasado el jefe del gremio del Vidrio, Horacio Valdéz, histórico socio de Barrionuevo, se proclamó nuevo secretario general de las 62 Organizaciones aunque luego se supo que lo había hecho a espaldas de su padrino sindical. Para entonces ya eran dos las versiones del mismo sello, con una preexistente a cargo del rural Ramón Ayala, aliada de la administración de Mauricio Macri. Como si hiciera falta reforzar las diferencias ayer Valdéz se reunió con el presidente del PJ, José Luis Gioja.

El gastronómico, por su parte, apelará a su nuevo emprendimiento, en esta ocasión con un sistema más fuerte de respaldos, para tallar en la interna de la CGT (donde presiona por la continuidad del triunviro Carlos Acuña) y, de ser posible, en la del peronismo con vistas a las elecciones del año que viene.

Dejá tu comentario