21 de agosto 2009 - 00:00

Boca también sufrió en el final del partido

Martín Palermo se agarra la cintura mientras los jugadores de Vélez festejan el gol del empate. Boca jugó un buen primer tiempo, pero terminó sufriendo.
Martín Palermo se agarra la cintura mientras los jugadores de Vélez festejan el gol del empate. Boca jugó un buen primer tiempo, pero terminó sufriendo.
Al igual que River el miércoles, Boca empezó el partido ante Vélez llevándoselo por delante y mostrando todas sus virtudes futbolísticas de mediocampo hacia adelante, pero terminó sufriendo y, como River, hasta pudo haber perdido.

La idea de Alfio Basile se vio de entrada. Gary Medel y Federico Insúa buscando desbordar por los costados y Mouche moviéndose por el frente de ataque para abrirle espacios a Martín Palermo.

Es cierto que se puso en ventaja muy pronto, aprovechando un error de Sebastián Domínguez que Pablo Mouche definió con categoría, y a partir de allí, bajo la batuta de Juan Román Riquelme, arrinconó a Vélez en su campo.

Hubo un remate de Battaglia en un poste y otro de Riquelme que pasó muy cerca. En cada ataque parecía que iba a llegar el segundo gol, pero entre Montoya y los defensores se las ingeniaron para irse al vestuario con un solo tanto en contra.

En el segundo tiempo, las cosas cambiaron. Boca bajó el ritmo (quizás notando el cansancio del debut), y Vélez aprovechó para salir del encierro y empezar a merodear el área de Abbondanzieri.

El partido se volvió parejo y con situaciones de gol para los dos, hasta que Zapata desbordó por izquierda y tiró un «buscapié» al área chica que encontró el pie de Paletta y se convirtió en el empate.

Boca demostró que en la medida en que pueda mantener el ritmo va a ser animador del torneo y de la Copa, aunque este empate sepa a derrota, ya que lo obliga a ganar en Liniers la revancha.

Dejá tu comentario