Boudou firmó monotributo: va al Congreso

Edición Impresa

El proyecto que modifica el monotributo ya está firmado por el ministro de Economía, Amado Boudou, y por lo tanto, listo para ser enviado al Congreso. En esencia, se trata del mismo texto que le giró el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, el mes pasado y que ya estaba consensuado por asociaciones de contadores, empresarios y hasta por la CGT. Aunque hubo algunos cambios, la norma a la que accedió Ámbito Financiero mantiene el aumento del 86% en el pago mínimo de los monotributistas y las nuevas escalas contributivas.

Con la firma de Boudou se terminan las idas y vueltas de un proyecto que parecía listo para presentarse hace un año. Las demoras fueron consecuencia de una serie de retoques introducidos luego de consultas con expertos y porque los tiempos políticos hicieron que antes se tratasen otros proyectos más polémicos.

Ahora, se espera que el trámite legislativo sea breve y no encuentre problemas en el Congreso para ser aprobado.

Los cambios más importantes en el régimen simplificado pasan por un aumento en los aportes previsionales y a las obras sociales. Se pasa de $ 35 a $ 110 en el monto destinado a la salud, y $ 46,75 a $ 70 a la jubilación.

Las categorías dentro de este régimen están definidas por los mismos parámetros que ya existen (Ingresos Brutos, superficie afectada y energía eléctrica consumida), a los que se les amplían los límites y se les suman los alquileres devengados anualmente.

Otro cambio importante está vinculado con el tope de la facturación, que será elevado de $ 72.000 anuales a $ 200.000 para quienes prestan servicios profesionales y de $ 144.000 a $ 300.000 para las operaciones con bienes.

Las cuotas mensuales llegarán con la reforma hasta los $ 2.880, cuando las superiores hoy no alcanzan a $ 590. La cuota mínima es una de las más afectadas, ya que sería de $ 213 mientras que hoy es de $ 115. Esto implica una suba del 86%.

Los contadores consultados para colaborar en correcciones del texto explican que el aumento de los máximos a pagar hace que ciertos monotributistas puedan llegar a considerar más conveniente ser responsables inscriptos. Sin embargo, los costos administrativos de ese régimen son más elevados.

Los siguientes son otros de los cambios que prevé el proyecto:

  • Se incluyen tres nuevas categorías con un nivel superior de facturación. Les corresponderán las letras J, K y L, que deberán tener uno, dos y tres empleados, respectivamente.

  • En los casos en que se constate alguno de los supuestos que determinan la exclusión de pleno derecho, procederá a inscribir de oficio a los sujetos en el régimen general de los tributos, impositivos y de los recursos de la seguridad social.

  • Se faculta a la AFIP a modificar, una vez al año, los montos máximos de facturación, de alquileres devengados y los importes del impuesto integrado a ingresar, correspondientes a cada categoría, así como las cotizaciones previsionales fijas, en una proporción que no podrá superar el índice de incremento del salario mínimo vital y móvil, o del índice de movilidad de las prestaciones previsionales.

  • El precio máximo unitario de venta, sólo en los casos de venta de cosas muebles, no debe superar el importe de $ 2.500 (para estar incluidos en el régimen).

  • Quedarán excluidos los contribuyentes cuando adquieran bienes o realicen gastos de índole personal por un valor incompatible con los ingresos declarados, o cuando los depósitos bancarios resulten incompatibles con ingresos declarados y en tanto éstos no se encuentren debidamente justificados por el contribuyente a los fines de su categorización.
  • Dejá tu comentario