Revelan una peligrosa guerra entre Bolsonaro y su número 2

Edición Impresa

El general Hamilton Mourão desafió varias decisiones presidenciales y es uno de los referentes del ala militar del Gobierno de Brasil.

Brasilia - La rivalidad entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourão, alcanzó un punto delicado, en medio de los acciones de diferenciación del segundo y de la autorización del jefe de Estado para que funcionarios de su confianza mantengan a aquel a raya a través de ataques públicos.

Así lo afirmó ayer uno de los principales columnistas políticos del diario O Globo, Lauro Jardim. Según este, el mandatario, un excapitán del Ejército, decidió “tercerizar los ataques” para no crear más “ebullición” que la que ya tiene su Gobierno.

A pesar de sus antecedentes como un militar de línea dura, Mourão se ha mostrado como una fuerza estabilizadora dentro del Gobierno, al ponerle límites a Bolsonaro en cuestiones sensibles como la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, el traslado de la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén y las declaraciones irritantes del anterior ministro de Educación, el ultraderechista Ricardo Vélez Rodríguez.

Pero, a la vez, Mourão es uno de los principales exponentes del ala militar del Gobierno, por lo que la revelación de Jardim lleva a preguntarse por la profundidad de las internas que lo muestran permanentemente complicado desde su asunción, el 1 de enero.

Según el columnista de O Globo, Bolsonaro ha estimulado a algunos de sus principales allegados a polemizar con su vicepresidente. Jardim dijo haber accedido a un audio de WhatsApp en el que el presidente agradece y hasta incentiva a un aliado que le cuenta el modo en que venía criticando a Mourão en las redes sociales.

En otro diálogo, el jefe de Estado señala que la pugna con su “número dos” durará todo su mandato y hasta especula con que este podría desafiarlo cuando trate de buscar la reelección en 2022.

La semana pasada, en un hecho que llamó la atención de los analistas, un aliado clave de Bolsonaro en la Cámara de Diputados, el subjefe de bloque, el pastor evangélico Marcos Feliciano, presentó un pedido de juicio político contra Mourão. “Espero que el vicepresidente sea leal con Bolsonaro. Es hora de unión y no de conspiración”, advirtió.

El pastor planteó así una división interna en el oficialismo, ya que con su pedido hizo caso al reclamo hecho por el ensayista de ultraderecha Olavo de Carvalho, considerado el “gurú” de la ultrderecha gobernante, que había calificado al vicerpesidente de “traidor”.

Ámbito Financiero y agencia Télam

Dejá tu comentario