Edición Impresa

Macri motivacional y con video que anticipa campaña: "Estoy caliente"

LOS TIEMPOS SE ACELERAN. CAMBIEMOS CONVENCIDO QUE NO HABRÁ MÁS DISCUSIONES INTERNAS - Habló ante gabinete ampliado en el CCK. Hubo previa con un video de impacto sobre aciertos y errores que se mostró a todo el Gobierno pero luego se hizo público. Un estilo que se impone.

En el Gobierno juran que no es un nuevo estilo, sino una bronca real que se vio en modo estallido por primera vez cuando Mauricio Macri pronunció su mensaje sobre el Estado de la Nación ante la Asamblea Legislativa el 1 de marzo pasado. Ese día los insultos que le llegaban desde las bancas lo motivaron para terminar elevando el tono y el mensaje en si mismo a un nivel de ira que pocas veces se la había visto. El resultado gustó en Cambiemos tanto adentro como afuera del Congreso, sobre todo por la tela que dejó para cortar en la estrategia de polarización con el kirchnerismo.

Ayer no había opositores en la platea del CCK, sino todo el Gobierno en pleno. Se habían reunido en el gabinete ampliado que, mas que una reunión de Gabinete técnicamente hablando, se trata de un acto motivacional de los que acostumbra el macrismo.

Todos pudieron ver antes un video (también en el mismo tono de incentivo a los espíritus oficiales deprimidos por la crisis) en el que una sucesión de palabras con errores que el Gobierno hasta ahora no había reconocidos y problemas heredados o no que debió enfrentar esta administración, venía seguida de otras con logros que se iban acelerando en el tiempo.

Macri: "Estoy caliente"

Y tras esa catarata apareció el presidente, con una media de cada color para adherir al Día Mundial del Síndrome de Down y el mismo carácter enojado que se le había visto ante la Asamblea Legislativa.

Por si hacía falta decirlo el mismo Macri lo aclaró: “Estoy caliente por si no lo notaron. Siempre me calentó la mentira, siempre”, “Es inaguantable, no lo puedo aguantar más, son muchos años de haber frustrado generaciones y haber tirado oportunidades por la ventana”, se entusiasmaba Macri mientras insistía en la mentira electoral de ofrecer atajos para salir de la crisis sin sacrificios.

Ese “enojo” de Macri tiene detrás una estrategia y una definición conceptual sobre lo que el Gobierno muestra como uno de sus logros más importantes. El propio presidente lo repite cada ves que puede: la virtud de este plan, sostiene, es que busca soluciones sin dar vueltas el sistema económico. En otras palabras: sin planes extraños o intervenciones en el mercado.

De ahí la insistencia de ayer en mostrar bronca para quienes ofrecen “atajos”, una síntesis que a Cambiemos le viene a medida para el discurso oficial. Y por eso que además sentencia que está cada vez más convencido sobre el camino seguido.

Las palabras de Macri llegaban en un día complicado para el Gobierno. El INDEC anunciaba dos números clave: desocupación y actividad económica del último trimestre del 2018, y se sabía que ninguno mostraría una cara amable.

En términos internos ese mensaje es un nuevo apoyo a Nicolás Dujovne, el ministro que viene sosteniendo todo el andamiaje de ajuste negociado con el fondo y el que, por lo tanto, lleva la antorcha para guiar al Gobierno al déficit cero.

En estos términos esa tarea, titánica, no puede ser cuestionable, aunque debería ser imitada por algunos otros integrantes del Gabinete. Por ejemplo, en el área de Producción donde no terminan de aparecer medidas para calmar algo los problemas diarios de las pymes. Se prometió ayer que en breve habrá una batería de medidas. Algo avanzó Horacio Rodríguez Larreta en la ciudad, pero el Gobierno debe apurarse con medidas de fondos en ese terreno antes de que sea tarde.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora