Camioneros pacta suba del 31,5% en tres cuotas

Edición Impresa

• EL INCREMENTO LLEGA AL 40 POR CIENTO PARA LOS CHOFERES DE LARGA DISTANCIA

El gremio de los camioneros, que encabeza Hugo Moyano, quebró la pauta salarial sugerida por el Gobierno y acordó ayer un aumento del 31,5% en tres cuotas, con un adicional para los choferes de larga distancia que llegará en esos casos a un rango de entre un 37 y el 40 por ciento. Lo hizo con la principal cámara empresaria del transporte de cargas, Fadeeac y hoy pedirá la validación por parte del Ministerio de Trabajo.

Moyano, jefe de la CGT opositora, logró así su propósito de anudar la paritaria de este año "con un tres adelante" y lejos de la referencia del 27% extendida entre los gremios afines al Ejecutivo. El acuerdo involucra a unos 200 mil camioneros de todo el país, de los cuales se calcula que al menos 40 mil recibirán el incremento extra por desempeñarse en larga distancia.

Un aspecto llamativo de la negociación fue que el gremio realizó dos paros nacionales antes del arranque, el 4 de junio por su cuenta y el 9 del mismo mes junto con el resto del sindicalismo opositor, pero no dispuso medidas de fuerza desde el comienzo formal de las tratativas.

La discusión se saldó ayer en un encuentro entre Moyano y el presidente de la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), Daniel Indart, en la Federación de Camioneros, Caseros 921. Sobre el fin de la tarde el gremialista estampó su firma en la última versión del convenio llevado en mano por Lucio Zemborain, abogado de la entidad patronal.

La clave del acuerdo, además del aumento porcentual que se dividirá en un 18% con los salarios de julio, y dos cuotas no acumulativas del 7%, en noviembre, y un 6,5% en marzo del año que viene, es el ajuste en el ítem de larga distancia, que como había informado este diario generaba resistencia por parte de los dueños de camiones.

Se trata de la suba de un coeficiente que se les paga a los choferes que realizan traslados a más de 100 kilómetros de distancia de sus lugares habituales de tareas. Ese ítem representaba, desde hacía décadas, un adicional del 0,015% sobre el salario básico por cada kilómetro recorrido. Las partes pactaron ayer elevarlo a 0,016 por ciento. De este modo, un camionero que suele hacer recorridos extensos y que hasta ahora percibía entre su salario básico y los extras un total de bolsillo de 20 mil pesos, con los ajustes en ambos rubros el año que viene llegará, a partir de marzo, a cerca de 27 mil pesos.

La letra chica quedará desde hoy bajo la lupa de Trabajo. El ministro Carlos Tomada había admitido en las últimas semanas "una mayor presencia" del Estado en la actual ronda de paritarias pero aclaró, en cada oportunidad, que una vez más la negociación no tenía "pisos ni techos". Esas declaraciones, sumadas al hecho de que más de la mitad de la ronda de paritarias está finalizada y que el Gobierno está ahora más atareado con la campaña electoral, dan un escenario propicio para la aprobación sin objeciones del entendimiento.

Camioneros se sumará así al lote de gremios con aumentos salariales cuyo efecto de bolsillo superará el 30%, como la Asociación Bancaria (27,8% sobre los básicos y cerca de cinco puntos más por productividad), los aceiteros de Rosario (llegan al 36% por presentismo), los trabajadores del subte porteño (32% en una cuota), el personal de las droguerías (32% en tres pagos) y los petroleros de las industrias del gas (28% más adicionales por 10 por ciento), entre otros. Para los próximos días se prevé el cierre de los gremios del transporte de pasajeros, como los colectiveros de UTA y los cuatro sindicatos ferroviarios, cuyos ingresos dependen del aporte de subsidios estatales y que esperan cerrar en torno del 32 por ciento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario