10 de enero 2014 - 00:00

Campagnoli resiste en feria (fallo inminente)

José María Campagnoli
José María Campagnoli
Tras una serie de reveses procesales, ayer el fiscal José María Campagnoli logró que se habilitara la feria judicial para que el fuero en lo contencioso administrativo decida sobre su suspensión impulsada por la procuradora general, Alejandra Gils Carbó. La jefa de los fiscales consideró que Campagnoli se extralimitó al impulsar una investigación sobre el empresario oficialista Lázaro Báez.

"Las razones de urgencia y temores expuestos por Campagnoli al efecto de obtener la habilitación de la feria judicial, en especial aquellas referidas a la suspensión en el cargo y reducción de sus haberes, permiten tener por configuradas razones excepcionales que no admiten demora", expresó ayer la jueza.

La resolución de la jueza Liliana Heiland implica que podría haber una definición en los próximos días. La feria estival sólo admite ser interrumpida por cuestiones de carácter urgente. Campagnoli había pedido el martes pasado, a través de su abogado, Ricardo Gil Lavedra, ser repuesto en su cargo, luego que un Tribunal de Enjuiciamiento lo suspendió y lo envió a juicio político por presunto mal desempeño. Heiland es seguida de cerca en un fuero que en los últimos meses se endureció con el kirchnerismo. Esta misma jueza emitió fallos contra la reforma judicial impulsada desde el Gobierno. El anunció de Jorge Capitanich de sancionar un código de procedimientos en lo contencioso tampoco es un dato ameno para estos jueces que repiten, como un mantra, que no es necesario ya que a la reglamentación propia del Estado se agrega una amplia jurisprudencia.

Heiland ahora tiene dos caminos: puede confirmar el rechazo al planteo del fiscal que decidió el juez Pablo Cayssials y girar el trámite a la Cámara o bien podría aceptar su restitución. Esto último requiere dos medidas ineludibles: primero declarar inconstitucional el artículo 15 de la ley de amparos y luego declarar la invalidez de la nueva ley de medidas cautelares, algo que ya se ha transformado en un clásico lamentable para quienes concibieron la reforma del oficialismo en largas tertulias en Balcarce 50.

Si bien Campagnoli cuenta con los consejos de Gil Lavedra, quien en los últimos días ha brindado cierta orientación es el exprocurador Juan "el Yuyo" Gauna, hombre que conoce de cerca todo lo que acontece en la planta baja del Palacio de Tribunales y que respaldó al fiscal en el debate que devino en su suspensión.

El fuero contencioso es la última chance para este planteo. Lentamente Campagnoli se está convenciendo de que su queja es inviable en la Corte Suprema de Justicia. Esta semana así se lo transmitió, desde el bosque pinamarense, un secretario letrado: para la Corte el tema no entrará en su consideración ya que no presenta derechos constitucionales en riesgo. Abrir la vía administrativa para un pedido de este tipo sentaría un prcedente problemático ya que provocaría una oleada de presentaciones similares.

Si Heiland concede el paso hacia la Cámara será el turno de los jueces Carlos Grecco, Gustavo Fernández y Jorge Argento, tres históricos del fuero y que suelen coincidir en sus reproches a la gestión de Gils Carbó y sus ambiciones reformistas.

Dejá tu comentario