Casal ratificó control de civiles en Policía

Edición Impresa

Buenos Aires - En un intento de bajar decibeles a la polémica con la ministra de Seguridad nacional, Nilda Garré, el titular de la cartera de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, ratificó que áreas «clave» de la Policía bonaerense estarán a cargo de civiles.   

«Hay una presencia de un subsecretario civil que tiene la articulación y coordinación de las policías vial, siniestral, rural, de seguridad y comunal; son varias policías que están articuladas por un coordinador, que es el actual jefe (Hugo Matzkin), y un subsecretario operativo, que es el que conduce», afirmó.

El gobernador Daniel Scioli mantuvo ayer la primera reunión del segundo mandato con Casal y con los nuevos titulares civiles: el subsecretario de Política Criminal, César Albarracín, y el subsecreatrio Operativo, Emiliano Baloira, que tendrá injerencia sobre el jefe de Policía.

Días atrás, Garré había asegurado públicamente que «no hubo continuidad» en la decisión de «ejercer el control político» sobre la Policía Bonaerense. En paralelo, continuaron ayer las reacciones luego de la refriega del pasado lunes entre militantes de La Cámpora y efectivos policiales en las afueras de la Legislatura, en momentos en que juraban Scioli y su vicegobernador, Gabriel Mariotto.

En esa línea, el ultrakirchnerista vice reclamó ayer que se «investigue la responsabilidad política» tras la actuación policial, que terminó con dos heridos. «Hay que seguir investigando quién dio la orden de que la Policía Antimotines estuviera en ese lugar», remarcó, además de destacar que, «por suerte, el gobernador desafectó a la patrulla que estaba en ese lugar».

Mariotto también cruzó al exjefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández, quien había tildado la agrupación K de ser «casi un gendarme ideológico de este proyecto». «Es el resultado de la madurez de 30 años de democracia», dijo el vice.

Por su parte, el jefe de Gabinete de Scioli, Alberto Pérez, criticó el «desenfreno» de los uniformados, aunque destacó que el hecho fue «castigado», mientras que Casal afirmó que la militancia política «fortalece la democracia», aunque remarcó que es tarea «excluyente» de la Policía «la prevención de la seguridad ciudadana para que las familias vivan mejor y sin temor».

Dejá tu comentario