6 de octubre 2016 - 08:46

CGT le dará oxígeno al Gobierno para la negociación del bono

La “mesa chica” busca salvaguardar la negociación de las amenazas de Pablo Moyano. Hoy propondrán en el Consejo Directivo mantener diálogo.

Mesa chica. El portuario Juan Carlos Schmid escuchó ayer quejas de sus pares contra las amenazas de la familia Moyano de impulsar un paro.
Mesa chica. El portuario Juan Carlos Schmid escuchó ayer quejas de sus pares contra las amenazas de la familia Moyano de impulsar un paro.
La CGT intentará aplacar la discusión pública por el bono de fin de año con el Gobierno nacional frente a las amenazas de algunos de sus sectores internos de apurar una medida de fuerza. El señalamiento involucra en particular a Pablo Moyano, hijo de Hugo y número tres de la central obrera, quien en los últimos días insistió con la necesidad de llamar a un paro por entender virtualmente agotada la negociación con el Ejecutivo. La resolución de ayer de la "mesa chica" de la CGT, en la que no participó Hugo Moyano, deberá ser debatida hoy en el Consejo Directivo, máximo órgano de conducción de la organización.

Cuando parecía que la negociación con la administración de Mauricio Macri naufragaba por los dichos del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, que minimizó las opciones de un pago adicional para todos los asalariados sugerido por el Ejecutivo, ayer otros funcionarios salieron ayer a dar señales en el sentido inverso. En esa línea, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que sigue en estudio el bono y la exención del pago de Ganancias en el aguinaldo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que se dialoga y evalúa una compensación por inflación.

Las resoluciones de la "mesa chica" y las declaraciones de los funcionarios ayer apuntaron a reencauzar el diálogo con vistas a una respuesta integral por parte del Gobierno, que la CGT tiene previsto para el miércoles que viene. Los sindicalistas buscaron poner el tire y afloja con los funcionarios a salvo de declaraciones explosivas y conflictos protagonizados por propios, como Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo (que encabeza medidas de fuerza para exigir la reapertura de su paritaria), y de las presiones "por izquierda" de la CTA.

La duda es si los dirigentes más encumbrados de la central obrera que se reunieron ayer podrán imponer su criterio dialoguista en el Consejo Directivo de hoy: se encontraron en la sede de UPCN (estatales) los miembros del triunvirato de conducción, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña con el dueño de casa, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez (Construcción), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Roberto Fernández (colectiveros, UTA) y Abel Frutos (panaderos).

De conseguir su objetivo, la mesa chica guiará la cumbre de hoy hacia la puesta en común de las preocupaciones de cada dirigente frente a la coyuntura económica y eludirá las posturas más extremistas que intentarán salir del encuentro con la fecha de un paro resuelta. Al menos ayer el criterio mayoritario apuntaba a agotar la vía del diálogo con el Gobierno y recién endurecer las posiciones en caso de haber el miércoles que viene una respuesta francamente negativa a los planteos de exención de Ganancias y bonos para asalariados (privados y estatales), jubilados y beneficiarios de planes sociales.

Frente a la ausencia de Hugo Moyano en el encuentro de ayer (la excusa alegada fue que debía atender el conflicto en la empresa postal OCA) algunos contertulios aprovecharon para rezongar por la aparente proliferación de colaboradores del camionero en las áreas administrativas de la CGT, a pesar de haberse corrido de la jefatura en agosto pasado.

Dejá tu comentario