CGT: más débil, el triunvirato analiza suspender un plenario para quitarle escena a Moyano

Edición Impresa

La conducción de la central perdió ayer el apoyo del MASA, un sector que hasta ahora acompañaba.

La conducción de CGT dejó en suspenso un plenario que estaba previsto para el miércoles que viene ante la pérdida de apoyos internos y la amenaza de un copamiento por parte de la oposición que encabeza Hugo Moyano. La decisión final, sin embargo, recaerá el lunes en una reunión del Consejo Directivo que ya se anticipa friccionada y de final abierto. El panorama incierto complica los planes del Gobierno para retomar el diálogo con la central obrera con vistas a explorar acuerdos y hasta amenaza con reabrir un frente de conflictividad.

Las fricciones internas, que había adelantado este diario, quedaron plasmadas ayer en una reunión de la "mesa chica" ampliada de la organización en el gremio de estatales UPCN. La principal novedad fue la ausencia del Movimiento de Acción Sindical (MASA), que lideran el taxista Omar Viviani y el ferroviario Sergio Sasia, y cuyos referentes habían sido invitados para consensuar el direccionamiento del plenario de secretarios generales del miércoles.

El MASA les hizo saber a los "gordos" de los grandes sindicatos de servicios y a los "independientes" de buen diálogo con el Ejecutivo que no acudiría al encuentro y que tampoco irá al plenario. Fue la respuesta de ese grupo, que permanece fuera del Consejo Directivo de la CGT, por haber sido marginados de dos encuentros con funcionarios del Gobierno y otro con gobernadores peronistas en violación a un compromiso que había asumido el triunvirato de sumarlos para ampliar los consensos internos.

El MASA representa a una treintena de gremios medianos a chicos con eje en Unión Ferroviaria, los taxistas y Luz y Fuerza. A pesar de no ser un segmento mayoritario dentro de la CGT constituye en el actual escenario una tercera posición de equilibrio entre los grupos oficialistas que sustentan el triunvirato y la oposición que integran Moyano, los mecánicos de Ricardo Pignanelli y la Corriente Federal de Trabajadores (CFT). Su salida del plenario amenaza con dejar a los triunviros Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña a merced de la presión de los disidentes o bien en una posición de debilidad por ausencias, si eso decidieran los aliados de Moyano.

Ayer estuvieron en UPCN dos de los triunviros, Daer y Acuña, junto con Armando Cavalieri (Comercio); el dueño de casa, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez y José Luis Lingeri (los tres "independientes"); los representantes del transporte Roberto Fernández (colectiveros, UTA) y Omar Maturano (maquinistas, La Fraternidad), y Jorge Sola y Abel Frutos (del sector conocido como "moyanismo sin Moyano), todos referentes de la "mesa chica". Por fuera, y como único representante de la ampliación de esa mesa estuvo Guillermo Mangone, del gremio del gas e integrante de la confederación de sindicatos de la energía (Catheda), un sello pequeño pero estratégico que todavía opera en tándem con la conducción.

Tanto el MASA como la Catheda le habían hecho saber a los triunviros de su malestar por la falta de convocatoria a las gestiones con el Gobierno pero el grupo de Viviani y Sasia fue más allá al bajarse del plenario. Hasta anoche los sindicatos de la energía (están también petroleros, Luz y Fuerza y aguas, entre otros) irán el miércoles pero lo confirmarán un día antes.

En sentido inverso con el circunstancial debilitamiento de los grupos mayoritarios la disidencia buscará sumar fuerza. El martes habrá un cuarto encuentro en la Asociación de Pilotos (APLA) del conglomerado que integran los camioneros, la CFT, el Smata y un sector de la UOM (no su líder, Antonio Caló, que en la actualidad conversa con el MASA), al que se incorporó esta semana el sindicato de encargados (Suterh) de Víctor Santa María. En esa instancia los opositores definirán la estrategia para darle más visibilidad a su confrontación interna y con el Gobierno: ir al plenario para exigir un plan de lucha, ausentarse para vaciarlo, o bien organizar uno paralelo.

Dejá tu comentario