Chipre da marcha atrás y no reabre los bancos

Edición Impresa

Nicosia - El Banco Central de Chipre extendió ayer el feriado cambiario y anoche anunció que los bancos proseguirán cerrados, por lo menos hasta mañana.

En principio, el Banco Central había anunciado que los bancos reabrirían hoy, excepto los dos más importantes, el Bank of Cyprus y el Laiki Bank (Banco Popular). Sin embargo, a través de un comunicado de anoche se informó que "todas las instituciones bancarias" permanecerán cerradas y en consecuencia se extiende por lo menos un día más el "corralito" bancario.


Los chipriotas desde el domingo sólo pueden retirar 100 euros por cajero automático y por día. El Gobierno chipriota aceptó un severo plan de reestructuración de su sistema bancario que le impuso la Unión Europea y el Fondo Monetario que, supuestamente, permitiría reiniciar sus actividades a la mayoría de las entidades bancarias.

Sin embargo, la medida anunciada anoche implica un paso atrás, a la espera de nuevas normas bancarias. El Bank of Cyprus y el Laiki Bank, que serán sometidos a una profunda reestructuración y absorbidos, tenían prevista una reapertura diferenciada y recién reabrirían sus puertas el jueves, aunque ahora tampoco existen certezas. El Banco Central no anunció cambios para estas dos entidades. Según el ministro de Finanzas chipriota, Michalis Sarris, los bancos chipriotas abrirán sus puertas otra vez el jueves sin excepción, en lugar de mañana, tal como se había anunciado más temprano.

Los bancos de Chipre están cerrados desde el 16 de marzo y, apenas una hora antes, el Banco Central había dicho que los pequeños bancos cooperativos y las entidades bancarias extranjeras podrían trabajar hoy sin limitaciones y que sólo los dos grandes bancos de Chipre, el Banco de Chipre y el Laiki, abrirían el jueves. Este viraje de última hora demuestra que la situación financiera de Chipre dista de estar encaminada, tal como se esforzaban por demostrar el Gobierno de la isla y la Unión Europea que alcanzaron un acuerdo in extremis para hacer frente a la crisis financiera chipriota.

Había sido el propio presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, quien anunció ayer por la tarde que, a excepción de los dos mayores del país, las entidades financieras iban a reabrir sus puertas hoy, manteniendo restricciones en la operativa financiera.

"El Banco Central de Chipre, aplicando las leyes que ha votado el Parlamento, impondrá algunas restricciones a las transacciones. Es una medida provisional que progresivamente se irá levantando", dijo Anastasiadis en un discurso televisado. De esta manera, el jefe del Ejecutivo chipriota contradijo a algunas informaciones suministradas por las entidades financieras y había dejado claro que la normalización del sistema bancario está lejos de haber concluido. Por su parte, el Banco Central de Chipre había anunciado en un comunicado que las entidades "operarán mañana normalmente durante sus horas de trabajo habituales", si bien precisó que los dos más grandes, el Banco de Chipre y Banco Popular (Laiki Bank) deberán esperar hasta el jueves para su reapertura "para poder finalizar los aspectos operativos de su fusión". Todo esto significa que el levantamiento del "corralito" no se procesará de inmediato, y quedan en un cuadro confuso los plazos de vigencia de las restricciones para el retiro de efectivo y, asimismo, muy poco claro aún cuáles serán las limitaciones al giro de capitales al exterior.

Agencias ANSA y EFE

Dejá tu comentario