21 de enero 2011 - 00:00

Chispazos en progresía K por tiempos y candidatos

Edgardo Depetri, Oscar Laborde, Francisco Gutiérrez, Daniel Filmus, Eduardo Sigal, Emilio Pérsico
Edgardo Depetri, Oscar Laborde, Francisco Gutiérrez, Daniel Filmus, Eduardo Sigal, Emilio Pérsico
¿Boudou, Filmus o Tomada? ¿Scioli o Sabbatella? ¿Posicionar figuras o esperar la bendición última de Cristina de Kirchner? Los interrogantes no forman parte de una encuesta sino que son los detonantes de chispazos en la progresía K en la previa de la batalla electoral.

Así como el PJ, con sus modos, se entrevera en disputas por posicionamientos y postulaciones -el peronismo del interior de la provincia, por caso, confronta con el del conurbano por ubicar al vicegobernador-, también la progresía K entró en un proceso de tensiones.

Las preferencias estallaron, en estos días, entre los distintos grupos que conforman la Corriente Nacional de la Militancia (CNM), núcleo que coordinan Agustín Rossi, Daniel Filmus, Jorge Taiana, Emilio Pérsico del Movimiento Evita, Edgardo Depetri del Frente Transversal y el intendente de Quilmes, Francisco «Barba» Gutiérrez.

El duelo se concentra, por ahora, en dos frentes: la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, y tiene, según el caso, alineamientos diferentes.

Anteayer, por caso, Pérsico y Fernando «Chino» Navarro, del M-E, compartieron un plenario con el Partido de la Victoria de Aldo San Pedro y expresaron su respaldo, inequívoco, a la reelección de Scioli en la provincia. El gobernador fue el invitado top. Anteanoche, en tanto, otro pelotón de la CNM, formada por un núcleo germinal de ésta, donde están Depetri y Oscar Laborde del FT, Gutiérrez, Eduardo Sigal del Frente Grande, el porteño Abel Fatala y Gustavo Cardeza del Partido Intransigente (PI), además de intendentes bonaerenses, se reunió en la UOM de Quilmes para definir sus movimientos.

Los tironeos giran en torno a varios asuntos. Veamos:

  • La CNM, que trata de constituirse en la tercera pata del dispositivo K (las otras dos son el sindicalismo y el PJ institucional con gobernadores e intendentes), comenzó a perfilar ofertas electorales en varios territorios. Así como respaldó a Rossi en Santa Fe, empujó inicialmente en bloque a Filmus en la Capital y propuso, en el revoleo, a Taiana primero como gobernador y luego como vice en la provincia de Buenos Aires.

  • Aquel esquema original empezó, de inmediato, a fracturarse. La aparición de Amado Boudou como postulante porteño, con anuencia de un sector de peso del Gobierno, entre ellos Julio De Vido, y de la CGT comandada por Hugo Moyano, generó simpatías en sectores de la CNM: el grupo de Depetri, por caso, se arrimó al ministro de Economía, se afirma que tejió un pacto -que el dirigente niega ante los demás referentes de la CNM- pero sugiere, ahora, esperar un mandato explícito de Olivos, es decir de Cristina, para definir a quién apoyar en la Capital. Mientras tanto, otro grupo, encabezado por la Martín Fierro de «Quito» Aragón y el comedor Los Pibes de «Lito» Borello, respaldan la candidatura de Carlos Tomada en la Capital.

  • Sin embargo, la mayoría de la CNM sigue alineada detrás de Filmus, que integra, de hecho, la mesa coordinadora de ese armado. Así y todo, ante la eventualidad de que el bendecido sea Boudou, esa tribu empezó a evaluar un plan B que consiste en que Fatala empiece a ranquear como candidato a vicejefe de Gobierno del ministro de Economía. El juego de las compensaciones.


  • En la provincia hubo señales precisas de respaldo a Scioli pero flotan, en distintos sectores, objeciones sobre qué nivel de participación e integración se le dará en el armado K a la progresía oficialista. Reclaman, por lo pronto, que el candidato a vice sea de ese sector. Pero, por otro lado, como instrumento de presión o posibilidad real, desde la CNM amenazan con sellar un pacto con Martín Sabbatella, integrando una boleta bis del kirchnerismo encabezada por el dirigente de Morón.
  • Dejá tu comentario