Clásico: ola de paros docentes entorpece cierre del ciclo lectivo

Edición Impresa

Huelgas esta semana en Capital, Buenos Aires, Catamarca y Córdoba. Dudas en Santa Fe

Los gremios docentes intensificarán esta semana el clásico ritual de las medidas de fuerza sobre los últimos meses del año en busca de una mejora en las condiciones salariales y se complica así el cumplimiento de los 180 días de clases.

Los más duros a esta altura parecen los maestros de Buenos Aires, que dispuestos a instalar la discusión a nivel nacional y tras el fracaso el viernes de la reunión con autoridades del Gobierno de Daniel Scioli, anunciaron un paro de 48 horas para este jueves y el martes 3 de noviembre.

Un escenario similar se vive en Córdoba. Allí, los gremios reanudaron hoy la huelga que iniciaron el viernes, pese a que el Gobierno provincial reclamó que dejen sin efecto la medida para no quebrar la conciliación obligatoria vigente.

En este contexto, la Secretaría de Trabajo local convocó a representantes de la Unión de Educadores de la Provincia a una audiencia para intentar destrabar el conflicto.

Durante una masiva marcha el viernes por el centro de Córdoba capital, el gremio embistió también contra el ministro de Educación provincial, Walter Grahovac, y horas más tarde el propio gobernador Juan Schiaretti salió en defensa de la gestión del funcionario.

«Grahovac cuenta con todo mi respaldo», enfatizó Schiaretti, que agregó que «jamás se va a desprender de quien es el mejor ministro de Educación que tuvo Córdoba desde la vuelta de la democracia».

«Así lo prueban todas las acciones que viene desarrollando al frente de la cartera que encabeza», agregó el mandatario, en un comunicado de prensa.

En el texto de la intimación, la Secretaría de Trabajo exigió a los maestros que no lleven adelante medidas de acción directa que quebranten «los efectos de la conciliación obligatoria» y les reclamó que se abstengan otras en el futuro «bajo apercibimiento de declarar la ilegalidad de la conducta».

En tanto, por similares motivos, la Asociación Trabajadores de la Educación de Catamarca ratificó el paro por tiempo indeterminado con concurrencia a los lugares de trabajo para esta semana, con movilización mañana a Casa de Gobierno, en reclamo de un aumento salarial de emergencia.

El mismo martes, coincidirá en la movilización a Casa de Gobierno el Frente de Gremios Estatales, para reclamar un aumento salarial de emergencia para todos los sectores de la administración pública provincial.

La movilización será «en defensa de un salario digno y del pago en tiempo y forma», y se realizará una convocatoria amplia por las oficinas públicas, escuelas y en todos los departamentos.

Carlos González, secretario adjunto del gremio dijo que el gobernador Eduardo Brizuela del Moral «es el único responsable de dar solución» y «si está en Catamarca y no quiere atendernos, es lamentable».

En Santa Fe, las paritarias que vienen manteniendo los docentes derivaron en la conclusión de que el Gobierno provincial no planea ofrecer un aumento salarial al sector. En este contexto de conflictividad, el seno gremial de AMSAFE debatirá el endurecimiento de un plan de lucha.

«Los maestros tienen derecho a ganar más, como lo quieren todos, pero vivimos un momento difícil», aseguró el gobernador Hermes Binner. «Nosotros tenemos la conciencia tranquila de que hemos cumplido», aseguró y se jactó de que si bien «hay paros también en otras provincias, ninguna ha cumplido como ha cumplido Santa Fe».

Por último, los docentes porteños de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y ADEMYS convocaron a un paro para el miércoles en rechazo a la reducción del presupuesto educativo 2010 y a la falta de previsiones de aumento salarial del Gobierno de Mauricio Macri.

La medida -que afecta a alrededor de 700 mil alumnos- incluirá una movilización hacia la Jefatura de Gobierno, en la que estarán presentes las consignas por el caso de Ciro James, teniendo en cuenta que el espía formó parte del Ministerio de Educación durante más de un año.

Los docentes reclamarán una recomposición en sus salarios, el aumento del presupuesto educativo para 2010 en el área, el reintegro de los días de paro que fueron descontados por hacer huelgas, además del pedido de renuncia de los ministros de Educación y Seguridad.

Dejá tu comentario