Club de París: anuncian comienzo de negociación

Edición Impresa

• Culminaron gestiones en Francia.
• ¿Acuerdo en marzo?
• El castigo del Fondo al mal alumno

El Gobierno anunciará en las próximas horas el inicio formal de las negociaciones con el Club de París, habiendo esquivado la condición de una auditoría previa del Fondo Monetario. Cristina de Kirchner podría adelantarlo en la cumbre de la UIA que se realizará este viernes. Contra todas las versiones circulantes, hubo gestiones que concluyeron antes de la cumbre del G-20 en Corea del Sur. No fue casualidad en este sentido que el ministro de Economía, Amado Boudou, haya viajado a ese país en un vuelo de Air France, con escala en París, ciudad en la que habría permanecido un día en secreto logrando finalmente el visto bueno al comienzo formal de las negociaciones sin el FMI a cargo de Dominique Strauss-Kahn.

En gestiones previas participó el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. La contraparte era el chairman del Club de París, quien es tradicionalmente un funcionario del Tesoro francés, en este caso Ramón Fernández, director general del Tesoro y Política Económica. Al mismo tiempo, trascendió que tras el anuncio del comienzo de las negociaciones, un acuerdo puede demorar dos o tres meses. Por lo pronto, se descarta que antes de fin de año haya avances o viajes y recién a fin de enero podrían iniciarse los contactos para ir definiendo primero monto total de la deuda (incluyendo intereses atrasados) y luego plazo y condiciones de pago. No se aguardan definiciones sobre el Presupuesto 2011, tema que no impacta en fechas ni conversaciones.

El momento financiero para lograr un acuerdo con el Club de París es inmejorable por las tasas cercanas a cero en las principales economías del mundo. Pactar pagos semestrales a dos o hasta cuatro años tiene bajo costo con la Libor hoy en el 0,75% a 12 meses. En Corea del Sur, pese a que no hubo reuniones bilaterales con eje en la deuda en default con los países del Club de París, sí trascendieron los avances logrados en las negociaciones previas de Boudou y Lorenzino, algo que llegó a los mercados vía «SMS» de empresarios asistentes a la cumbre del G-20. De concretarse con éxito las negociaciones, Boudou puede llegar a sumar esta cucarda a la de la reapertura del canje a los bonistas.

Pero aun así, en el exterior la Argentina es vista como el mal ejemplo en el vecindario de los emergentes. Desde el Fondo Monetario Internacional se siguen esperando en la Casa de Gobierno sanciones por la negativa del país a recibir a una misión que audite la economía, algo que sí cumple el resto de los países miembros (con excepción de Venezuela y Somalia). No está en relación con esto, pero hay un cambio significativo en la forma de gobierno del FMI que puede terminar afectando al país. En Corea del Sur también se aprobó una amplia reforma a cómo es conducido el organismo internacional, con un cambio sustancial en las cuotas (participación porcentual de cada país miembro). La Argentina pierde un importante porcentaje de la cuota (baja de casi el 1% a cerca del 0,6%). Los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) estarán entre los 10 accionistas más importantes. El interrogante es si este cambio en la cuota de la Argentina le puede hacer perder la silla que hoy tiene en el directorio representando a Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. Puede haber una reagrupación de países y que la Argentina termine siendo representada por otro miembro del FMI -¿Brasil?- sin participación directa en las discusiones del directorio. No será esto por una negativa a recibir una misión del FMI, sino más bien una cuestión estructural. Pero algo incide, de concretarse la pérdida de la silla, el sentarse siempre al fondo de la clase.

Dejá tu comentario