Colmo: Betancourt quiso que también le pague Francia

Edición Impresa

París - Ingrid Betancourt, la política colombiana que permaneció ocho años secuestrada en poder de la guerrilla narco FARC, dijo el sábado haber rechazado una indemnización del Estado francés. En rigor, según aclaró ayer un periódico de París, fue Betancourt la que solicitó la reparación y luego se habría arrepentido.

Betancourt anunció el sábado por medio de un comunicado que no quería la «oferta del Fondo de Garantía de Víctimas» francés, pero Journal du Dimanche reveló que «hace meses» que la franco-colombiana reclama a ese organismo estatal el cobro de una indemnización. De este modo, Betancourt queda en un nuevo brete ante el paso en falso que cometió al solicitar dinero del fisco colombiano en compensación por el calvario que vivió, lo que luego declinó ante la ola de indignación que generó en su país natal.

Renuncia

El periódico parisino informó que el pasado 3 de mayo, el Fondo de Garantía de Víctimas de actos terroristas e infracciones penales se reunió para examinar «la petición» de Betancourt, quien consideró posteriormente que los 450.000 euros que se le ofrecieron eran «insuficientes».

En su comunicado del sábado, Betancourt expresó su «renuncia a la oferta del Fondo de Garantía de Víctimas» y su agradecimiento «al Estado francés (por) haber reconocido generosamente su derecho a una reparación».

Ese fondo, creado en 1986, se dota con una cotización obligatoria procedente de las pólizas de contratos de seguros de responsabilidad civil y, según los datos de indemnizaciones de 2008 (los últimos disponibles), pagó ese año un total de 5 millones de euros en concepto de reparación a víctimas de terrorismo.

El caso de Betancourt debería haberse vuelto a examinar el próximo setiembre, según el periódico francés, que aseguró que la renuncia anunciada el sábado por parte de Betancourt se conoció después de que Journal du Dimanche se hubiera puesto en contacto con la presidencia de la República francesa para conocer detalles del asunto.

El periódico aseguró, sin citar fuentes, que en el caso de Betancourt, teniendo en cuenta que el Fondo de Garantía francés tiene reglas precisas en cuanto a las circunstancias en las que se tiene derecho a percibir indemnización y cómo se produjo el secuestro de la franco-colombiana, se había llegado a un compromiso de pago.

Éste consistía en conceder a Betancourt una «compensación financiera reducida». El medio recordó que «las personas que se exponen a un peligro no pueden obtener indemnización» del Fondo de Garantía.

«Sabía que la zona a la que se desplazaba era peligrosa», según la declaración que publicó el periódico de una fuente a la que no identifica. Según la versión, la presidencia de Francia negó la intervención en el asunto de los asesores del Nicolas Sarkozy.

Betancourt fue secuestrada el 23 de febrero de 2002, en una ruta del sureño y selvático departamento del Caquetá, cuando se dirigía a un acto político en San Vicente del Caguán, junto con su compañera y candidata a la vicepresidencia, Clara Rojas. Según Betancourt, hubo fallos de seguridad que propiciaron su secuestro, pero esa denuncia ha sido desmentida tanto por altos mandos militares de la época como por sus propios ex escoltas, que afirman que ella conocía los riesgos de viajar a la zona y decidió asumirlos.

«En el contexto actual, cualquier sospecha de favoritismo hubiera resultado embarazosa. Ingrid Betancourt tampoco tenía interés en centrar de nuevo sobre ella el foco mediático», indicó Journal du Dimanche.

Agencia EFE

Dejá tu comentario