Cómo apunta una cuarta semana en descenso

Edición Impresa

Cada tanto, viene bien volver a aclararlo. La idea básica es que si la economía norteamericana mejora, el dólar se valoriza. En condiciones normales esto reduce el valor relativo de los commodities y el del costo del dinero, incrementa la demanda e induce una suba en el valor de las empresas cotizantes. Pero no transitamos por condiciones normales. En el contexto actual (de un mercado hiperlíquido y con una economía real casi estancada -atención que en una o dos semanas la SEC lanzará una batería de medidas intentando restringir las ventas en descubierto-), cuando surge alguna señal económica positiva los inversores tratan de capturar la suba del billete lo antes posible, lo cual los obliga a desarmar sus posiciones en commodities y otras inversiones alternativas (baja el precio real). A su vez esto induce una fuerza bajista sobre los papeles de los sectores más vinculados con estos activos, lo que muchas veces alcanza para deprimir al conjunto del mercado (también se da la contraria: malas noticias, impulsan a la Bolsa). Hasta cierto punto esto es lo que explica porque a pesar de que la tasa de desocupación retrocedió del 10% al 9,7% durante enero (fue el mínimo en cinco meses, aunque lamentablemente se continuaron perdiendo más puestos de trabajo de lo esperado), el Dow permaneciera del lado perdedor la mayor parte de la última rueda, alcanzado a retroceder 1,79% dos horas antes del cierre. Pero también es lo que puede explicar en parte porque cuando el dólar comenzó a perder terreno frente a las principales monedas (aparecieron rumores que la UE tiene un plan para Grecia), los inversores se lanzaron de cabeza a cerrar posiciones vendidas, lo que permitió que el Promedio Industrial terminara el viernes trepando un 0,1% a 10.012,23 puntos, negociando el mayor volumen de acciones de las últimas 11 sesiones. De todas formas esto no evitó que las blue chips anotaron su cuarta semana consecutiva de baja al retroceder un 0,55%, ni explica por qué el precio del oro declinó un 2,84% en la semana, el del petróleo 2,33%, la tasa a 10 años retrocedió 6 puntos básicos (al 3,55% anual), o porque el dólar quedó en el máximo de los últimos ocho meses ante las principales (ganó un 0,9% en la semana).

Dejá tu comentario