Con el uno entre ceja y ceja, buscará seguir subiendo

Edición Impresa

• EN EL MASTERS 1000 DE MIAMI, QUE COMENZARÁ EL JUEVES, DEL POTRO PODRÍA LLEGAR AL N°3 DEL MUNDO
El tandilense, que viene de consagrarse en Acapulco y en Indian Wells consecutivamente, defiende 45 puntos en el torneo que se celebrará en el Crandon Park y se ilusiona con sostener este envión.

La conquista del primer Masters 1000 de su carrera, en Indian Wells, tras derrotar al suizo Roger Federer, la mejor raqueta del planeta, le permitió a Juan Martín Del Potro sumar 1000 puntos para el ranking mundial de la ATP y, en consecuencia, ascender dos lugares, hasta el número 6 del mundo, su mejor posición en más de cuatro años, cuando ocupó el 4° puesto del 10 de febrero de 2014. En concreto, el tandilense sumó 955 puntos, ya que descontó 45 unidades que defendía del 2017 por llegar a la tercera ronda del primer Masters 1000 de la temporada. No obstante, empezó el lunes con 4155 puntos en su haber, casi el cuádruple de lo que tenía hace exactamente un año: el 20 de marzo de 2017 se situaba el puesto 34°, con 1175 unidades.

Instalado dentro del top 10 desde el 15 de enero, el Masters 1000 de Miami se presentará como una posibilidad concreta para seguir descontándoles a Federer y a Rafael Nadal, pero la empresa no será tan sencilla porque las distancias son bastante mayores que en las posiciones más bajas del ranking. Por caso, el suizo encabeza el escalafón con 9660 puntos, aunque en desde el próximo jueves, en el Crandon Park, defenderá 1000 unidades por la corona obtenida el año pasado. Por su parte, el español, con 9370, perderá 600 porque no disputará el certamen norteamericano: continuúa recuperándose de una lesión en el psoas-ilíaco de su pierna derecha, con la mira puesta en la gira sobre polvo de ladrillo, en la que defiende 5.000, que implican sus títulos en Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roland Garros.

De todos modos, el campeón del US Open 2009 no ostenta demasiados antecedentes auspiciosos sobre el cemento californiano, donde llegó a las semifinales hace nueve años, en 2009, pero desde entonces no pasó de la cuarta ronda. No obstante, al igual que en Indian Wells, en Miami defenderá 45 puntos, por lo que las perspectivas de seguir escalando son concretas. Su objetivo más inmediato, el alemán Alexander Zverev, quinta raqueta (4505 unidades), deberá alcanzar al menos los cuartos de final, al igual que en 2017, para mantener 180 puntos, en un comienzo de temporada muy irregular para el tenista germano, con récord de 8-4. Un peldaño más arriba figura el búlgaro Grigor Dimitrov, N°4 del mundo (4.600), un poco más difícil de superar porque apenas defiende 10 puntos: el año pasado cayó prematuramente en la segunda ronda. ¿El aliciente? El pupilo del hispano-venezolano Daniel Vallverdú tiene un récord de 10-5 en lo que va de la temporada y perdió en su presentación en Indian Wells la semana pasada. Finalmente, en el tercer lugar del ranking, el croata Marin Cilic (4.905) tampoco tiene puntos por defender (se despidió en la segunda ronda en 2017) y su margen para crecer también es amplio.

Llegado el caso, el asalto a la cima para Del Potro podría intentarse más tarde: apenas defenderá 290 puntos en la gira europea sobre canchas lentas, aunque en ese tramo de la temporada el tandilense prefiere cuidar el físico, consciente de que debe llegar lejos en los Grand Slams, los torneos que más puntos reparten y donde se celebran las batallas más atravticas. Por ahora, el pupilo del exdoblista Sebastián Prieto tendrá unos pocos días para descansar y prepararse para Miami, donde debutará en la segunda ronda ante el japonés Yuichi Sugita (N°43) o el holandés Robin Haase (N°44), con perspectivas de verse las caras con el japonés Kei Nishikori en tercera ronda, con el serbio Novak Djokovic en la cuarta rueda, con Dimitrov en cuartos, Cilic o el belga David Goffin en semis y Federer o Zverev en una hipotética definición.

Dejá tu comentario