Con la mirada puesta en Centroamérica

Edición Impresa

Mañana a las 21, cuando se termine de definir la suerte de la Selección argentina en Montevideo, estará empezando la última fecha de las eliminatorias de la Concacaf, que determinará cuál será el rival que le tocará para jugar el repechaje.

Con Estados Unidos y México ya clasificados, el tercero hoy es Costa Rica, que debe visitar a los norteamericanos y 2 puntos más atrás está Honduras, que juega con El Salvador, ya eliminado.

Costa Rica debe ganar para asegurarse el Mundial y no tener que jugar el repechaje, porque Honduras tiene mejor diferencia de gol y, si empata y los hondureños ganan, lo superan en la tabla.

No es fácil para Costa Rica, que lleva 24 años sin ganar en Estados Unidos, y éstos ganaron los 8 partidos que jugaron de local en estas eliminatorias, por eso saben que el partido a jugarse en Washington en el estadio Robert Kennedy no es cosa sencilla. «Sólo pensamos en lo que hagamos nosotros mismos, en que tenemos que ganar», enfatizó René Simoes, el técnico brasileño que reemplazó a Rodrigo Kenton, después de tres derrotas consecutivas. «Traeremos la clasificación. Lo vamos a lograr», aseguró a la prensa el atacante Rolando Fonseca, el goleador histórico de Costa Rica con 47 tantos, quien regresó al seleccionado a sus 35 años y es la gran figura de la selección junto al delantero del Twente holandés, Bryan Ruiz.

Por su parte Honduras tampoco tiene una fácil tarea, porque como visitante sólo ganó un partido de los 8 que jugó (en Canadá) y, aunque El Salvador está eliminado, no va a ser un fácil rival.

Honduras es dirigido por el colombiano Reinaldo Rueda y los jugadores prefirieron el silencio antes de este trascendental partido, que puede marcar la segunda presencia en la historia de ese país.

El técnico mexicano De los Cobos de El Salvador dijo que «vamos a ganar por nosotros, porque tenemos amor propio y no bajaremos los brazos».

Dejá tu comentario