Dan $ 1.500 millones más para subsidios a energía

Edición Impresa

El Gobierno dispuso ayer asignar $ 1.500 millones adicionales a los vigentes en el Presupuesto nacional de este año para «asegurar el suministro del servicio eléctrico». La medida firmada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y por Amado Boudou, está destinada a comprar más combustibles líquidos para las centrales térmicas ante la falta de gas para abastecerlas.

La decisión administrativa 499 que se publicó en el Boletín Oficial, se explica porque la demanda eléctrico ascendió a niveles inéditos en la última semana, superando por primera vez la marca de 20.000 megavatios de potencia en dos oportunidades (el jueves 15 y el lunes 19), lo que indica un nuevo piso en el consumo de luz de los hogares.

Para atender a la demanda, Cammesa, la empresa mixta que opera el despacho eléctrico y está presidida por el ministro Julio De Vido, está usando generación térmica sobre todo a combustibles líquidos, porque la disponibilidad de gas es muy reducida y sólo para las máquinas que no tienen alternativa. El despacho se basa también en la generación hidroeléctrica y nuclear, y en las importaciones de Brasil, Paraguay y Uruguay, aunque por el momento se recurre sólo a las ventas de los dos primeros países por alrededor de 990 megavatios prácticamente durante todo el día.

Según opinión de los expertos, la falta de gas continuaría hasta fines de setiembre debido a la caída de la producción local. Por otra parte, las centrales térmicas están primeras en la lista en el momento de aplicar restricciones, luego se corta el servicio interrumpible a industrias y por último, como ocurre desde el lunes 12 de este mes, también se restringe el servicio firme contratado por las plantas fabriles.

El cambio en el presupuesto implica que se asignan $ 1.000 adicionales a Cammesa, y $ 500 también por encima de la pauta original a Enarsa, la empresa estatal de energía. Los recursos se descuentan a la vez del llamado fondo fiduciario para el desarrollo provincial que debía financiar el programa de asistencia financiera para provincias, pero fue reemplazado por el programa de desendeudamiento.

Según ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública), las partidas autorizadas ayer constituyen un incremento del 15% en los subsidios a Cammesa, los que totalizarían unos $ 6.600 millones, de los cuales al 30 de junio ya se había utilizado el 96%.

El informe de la entidad añadió que en el caso de Enarsa, los fondos adicionales constituyen cerca del 100% de los créditos no devengados al 30 de junio. Indicó también que el crédito vigente para esa empresa era de $ 2.370 millones, mientras lo ejecutado a esa fecha era de $1.877 millones (le quedaban teóricamente $ 493 millones).

Según ASAP, al utilizarse créditos «debajo de la línea» (aplicaciones financieras) para un incremento de los gastos corrientes, se reduce en la misma cantidad la proyección del ejercicio, llevándolo de un déficit de $ 1.984 millones a $ 3.484 millones. Se estima que Cammesa y Enarsa compran alrededor del 50% de los combustibles líquidos para las centrales, y que otro tanto adquieren las empresas generadoras. Pero a estas últimas Cammesa les paga el producto aparte de la remuneración habitual porque ésta se calcula con los costos usando gas.

Dejá tu comentario