David Lynch, para sus muchos fans

Edición Impresa

"Tomar café, fumar y pintar: eso es todo". Esta es una de las conclusiones a las que llegó un joven David Lynch al decidir que dedicaría su vida. Fue antes de convertirse en el director de grandes películas como "El hombre elefante" o "Terciopelo azul". Lynch era un artista plástico que, a fuerza de experimentar con técnicas raras, terminó convirtiéndose primero en cineasta de films underground autorales, como "Eraserhead", y luego de superproducciones millonarias pero igualmente personales, como "Duna".

Ahora, además de dilatar la producción del regreso a su famosa serie de TV "Twin Peaks", volvió a pintar, y en medio de esta actividad un trío de documentalistas filmó esta película biográfica en la que el mismo cineasta recorre su vida desde su niñez hasta el momento exacto que, con el final del largo rodaje de "Eraserhead", se convirtió formalmente en director de cine. El recorrido lo hace el mismo Lynch en un pausado y fascinante relato en off, mientras las imágenes lo muestran pintando en la actualidad casi siempre fumando-, con la intercalación de películas caseras de su infancia, cuadros antiguos y modernos y fragmentos de films raros, animaciones y sus primeros cortometrajes experimentales, algunos tan extraordinarios como "The Grandmother".

Formalmente, la película es limitada, con la voz de Lynch dominando todo como si se tratara de un audio book ilustrado con imágenes extraordinarias. Estamos ante un verdadero festín para fanáticos de David Lynch y los amantes de arte de vanguardia en general, aunque está claro que el publico masivo podria quedarse un poco afuera de todo el asunto, salvo tal vez de la contundente banda sonora que imita los soundtracks de este director de culto.

D.C.






"David Lynch - The Art Life" (Dinamarca-EE.UU., 2016). Documental. Dir.: J. Nguyen, R. Barnes, O. Neergaard-Holm.

Dejá tu comentario