15 de julio 2011 - 00:00

Dilma convenció a Chávez de que se trate en Brasil

Hugo Chávez se mostró ayer en un acto oficial en el centro de Caracas. Lucha contra un cáncer no especificado y, a la vez, intenta mantener su candidatura para las presidenciales del año que viene.
Hugo Chávez se mostró ayer en un acto oficial en el centro de Caracas. Lucha contra un cáncer no especificado y, a la vez, intenta mantener su candidatura para las presidenciales del año que viene.
San Pablo - El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aceptó el ofrecimiento de su colega brasileña, Dilma Rousseff, para iniciar un tratamiento contra el cáncer en un hospital privado de San Pablo, informaron anoche fuentes gubernamentales.

Las fuentes citadas por la prensa local informaron que se llegó a un acuerdo durante la mañana, en una reunión privada entre Rousseff, el canciller venezolano Nicolás Maduro y el asesor especial en Asuntos Exteriores brasileño, Marco Aurelio Garcia. La reunión no había sido puesta en su agenda oficial por Rousseff.

Según el diario Folha de Sao Paulo, la idea es que Chávez sea atendido de su cáncer en la región pélvica en el Hospital Sirio Libanés, centro privado de referencia contra el cáncer en América Latina ubicado en el barrio paulistano de Bela Vista.

En 2009 la propia Rousseff se trató allí un cáncer linfático que logró superar. Entonces era la jefa de gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva y su heredera para la Presidencia.

El año pasado los médicos de Rousseff atendieron al presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien se trató en ese centro médico por invitación del Gobierno brasileño, también de un cáncer linfático.

Según la Agencia Estado, Chávez fue convencido de aceptar el ofrecimiento de Brasil el pasado 5 de julio, día en el que había regresado de La Habana a Caracas.

En la oportunidad, durante la fiesta del bicentenario de la independencia de Venezuela, Lugo convenció a Chávez de aceptar el ofrecimiento que le hizo Rousseff.

«A mí me salvaron en ese hospital de San Pablo», le comentó el paraguayo a Chávez, según el relato de fuentes diplomáticas venezolanas.

En tanto, el bolivariano intentó ayer mostrarse activo ante la población. Vestido de uniforme militar participó ayer de un acto público por el bicentenario de la bandera, un día después de haber admitido que necesitará quimioterapia para tratar su cáncer.

«Esta Revolución ha renacido de los sepulcros de la historia y nació comenzando el siglo XXI para convertirse en la Revolución Eterna, permanente y Revolución perpetua. Más nunca se irá de aquí la Revolución Mirandina, la Revolución bolivariana, la Revolución Socialista», aseguro Chávez por cadena nacional desde la Plaza Bolívar, en el centro de Caracas.

Más tarde pidió la aceleración del proceso de «transición» hacia el socialismo y anunció medidas económicas como un mecanismo de control de precios para combatir la especulación y la utilización de 1.500 millones de dólares de las reservas en un fondo social.

«Hay una transición que vamos a acelerar y a profundizar, que es la transición del capitalismo que hay en el mundo y que está todavía aquí en Venezuela en distintos niveles y profundidad sembrado durante 200 años, al socialismo venezolano, en las circunstancias venezolanas, esa es la transición», dijo.

Agencias ANSA, Reuters y EFE

Dejá tu comentario