1 de diciembre 2011 - 00:00

Diputados aprobó la libre elección del sexo y muerte digna

El bloque kirchnerista de Agustín Rossi y la UCR de Ricardo Alfonsín acompañaron la ley de identidad de género. El PRO votó dividido, pero Laura Alonso y Soledad Martínez también acompañaron la iniciativa que ahora pasará al Senado.
El bloque kirchnerista de Agustín Rossi y la UCR de Ricardo Alfonsín acompañaron la ley de identidad de género. El PRO votó dividido, pero Laura Alonso y Soledad Martínez también acompañaron la iniciativa que ahora pasará al Senado.
La Cámara de Diputados se despidió ayer del período ordinario de sesiones con un paquete de leyes resistidas por la Iglesia que fracturaron la unidad de los diputados que componen los bloques, donde se optó por otorgar libertad de acción. El debate comenzó cerca de las 15 con el proyecto sobre identidad de género que, con 167 votos a favor, 17 negativos y 7 abstenciones, habilita a las personas a ser reconocidas a partir del sexo con el que se sienten representadas, independientemente del género biológico.

Con los palcos colmados por organizaciones sociales que defienden la libre identidad sexual, como la FALGBT, CHA o ATTA, la transversal Vilma Ibarra, la kirchnerista Juliana Di Tullio y el radical Juan Pedro Tunessi defendieron el proyecto. El diputado de la UCR anunció su voto a favor al sostener que «hay que reparar esa discriminación, ese ninguneo social, que en muchos casos a obligado ha emigrar de sus hogares». Y comprometió el apoyo del resto de la bancada. En el PRO de Federico Pinedo no hubo tanta coincidencia. Julián Obiglio sostuvo su rechazo de plano al proyecto ya que, según su criterio, «dejar en manos de la mera voluntad individual la alteración de los elementos constitutivos de la personalidad, implica destruir las bases de relacionamiento público que rigen en nuestra sociedad. Modificar discrecionalmente los elementos de la identidad civil, compromete la noción de orden público como conjunto de normas y principios organizativos del Estado y de la sociedad de carácter imperativo, es decir, no sometidos a su alteración por los individuos». Se refería, puntualmente, a la posibilidad de alterar quirúrgicamente el sexo biológico así como modificar las inscripciones en el Registro Civil de las Personas.

Disidencia

Sin embargo, las macristas Soledad Martínez y Laura Alonso no coincidieron con su compañero de la bancada PRO. «Hoy estamos visibilizando a uno de los colectivos probablemente más discriminados y torturados por las dictaduras en democracias argentinas», explicó Alonso al anticipar su voto a favor de la iniciativa. El artículo 3 del proyecto establece que «toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de prenombre e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida». Y el artículo 11 legaliza directamente las operaciones de cambio de sexo: «Derecho al libre desarrollo personal. Todas las personas mayores de 18 años de edad podrán, conforme al artículo 1º de la presente ley y a fin de garantizar el goce de su salud integral, acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa».

Luego de la aprobación en el recinto, el proyecto será ahora girado al Senado.

Enfermos terminales

La Cámara también apro-bó, con 140 votos a favor, 6 en contra y 4 abstenciones, el proyecto de la llamada «muerte digna» que modifica la ley que regula la relación entre paciente y médico, cuyos alcances permitirían a un enfermo terminal solicitar al profesional que no le suministren medicamentos para prolongar «artificialmente» su vida. La iniciativa cuenta con el impulso de un grupo de familiares de pacientes con enfermedades terminales, entre ellos, Selva Herbón, la madre de Camila, una niña de dos años que vive en estado vegetativo desde que nació.

Otro de los proyectos aprobados, fue la norma, votada en general, que incorpora al Programa Médico Obligatorio (PMO) la infertilidad como enfermedad, obliga a las obras sociales a aplicar técnicas de fertilización asistida y reúne varios proyectos presentados por legisladores de diferentes bloques. Además la Cámara de Diputados convirtió hoy en ley un proyecto que prorroga la actuación de fideicomisos en los clubes con dificultades económico-financieras y el proyecto por el cual se establece como feriado extraordinario por única vez al lunes 27 de febrero de 2012, día en que se conmemora el bicentenario de la creación y primera jura de la Bandera nacional.

Dejá tu comentario