Dueño busca hoy recuperar OCA de manos de Moyano

Edición Impresa

La empresa postal OCA volverá hoy a ser centro de atención. El dueño formal de la compañía, Patricio Farcuh, reingresará después de meses en las oficinas centrales, de las que alegaba haber sido echado por el jefe del gremio de Camioneros, Hugo Moyano. Lo hará a instancias de una medida del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, que autorizó a disponer una custodia de la Gendarmería nacional para garantizar la seguridad del empresario en el contexto de una causa que inició por presuntas amenazas en su contra.

La compañía, que cuenta con más de 7.000 empleados directos y otros 5.000 indirectos -todos ellos afiliados al gremio de Moyano- se encuentra sumergida en una crisis financiera que arrastra desde el año pasado y que disparó un severo enfrentamiento entre Farcuh y el líder del sindicato, que hasta entonces eran aliados. Frente a una creciente deuda impositiva y un atraso en el pago de salarios a fin de año Moyano se hizo del control de facto de la firma postal y desplazó a Farcuh.

El ejecutivo, líder del grupo RHUO, prometió hoy ingresar a las oficinas centrales, en La Rioja 301, y quedarse "el tiempo que sea necesario" para retomar el manejo operativo. "Hoy adentro de mi compañía hay una mafia sindical", le dijo anoche a este diario. Ayer, frente a versiones que daban cuenta de las intenciones de Farcuh, trabajadores y afiliados del gremio permanecían en las puertas de acceso a la espera de novedades, lo que alimentaba la preocupación frente al ingreso programado para hoy.

Martínez de Giorgi le dijo anoche a este diario que el directivo tenía desde hacía un mes a su disponibilidad personal de Gendarmería para retornar a la compañía. Y que ayer, a instancias de un pedido renovado por el propio denunciante, ordenó brindarle el apoyo de tres efectivos de la fuerza para hoy.

A partir de la crisis del año pasado la situación de OCA se convirtió en un culebrón de final incierto. Moyano comenzó a gestionar la compañía con el argumento de que era la única forma de garantizar el pago de salarios y de aportes en tiempo y forma, así como los servicios y prestaciones a los clientes tradicionales. Con ese fin montó una cúpula empresaria con dirigentes del propio sindicato, entre los que destaca Héctor "Yoyo" Maldonado, hombre de máxima confianza del gremialista.

Farcuh, por su parte, se embarcó en una pulseada judicial en la que incluyó denuncias por amenazas e "intentos de homicidio", como le contó meses atrás a este diario, y acusaciones por aparente inacción y medidas en su perjuicio contra el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, el titular del Correo Argentino, Jorge Irigoin, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. Los denunciados, alega Farcuh, intentarían junto a Moyano privarlo de la empresa.

Dejá tu comentario