Duro informe de Moody’s sobre Argentina

Edición Impresa

La Argentina quedará este año, junto a Venezuela, entre los dos únicos países de América del Sur con grandes probabilidades de sufrir un nuevo recorte en su ya disminuida calificación de deuda de Moody's, producto de la política interna "intervencionista e impredecible" que considera que tiene la agencia, especialmente por los controles de precios y las nacionalizaciones que implementó en el último tiempo.

La calificadora difundirá hoy mismo su informe anual sobre las perspectivas soberanas de la región, en el que advertirá sobre los riesgos a los que están expuestas sus economías. Para la Argentina, específicamente, sus principales preocupaciones giran en torno a sus propias políticas internas. Pero también al impacto que podría provocarle la caída en los precios de los commodities y la menor demanda de estos productos básicos por la desaceleración de la economía china; y al problema de deuda que aún mantiene pendiente con los holdouts, en Nueva York, y que depende en parte de la propuesta de pago que hoy diseña el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

La Argentina y Venezuela son, para la agencia, los peores alumnos de América del Sur. El informe que revelará hoy, y al que pudo acceder este diario, dirá que "sólo estos dos países sudamericanos tienen actualmente perspectivas negativas". Y que "son excepciones a la regla en la región porque sus perspectivas negativas son en gran medida consecuencia de las políticas erráticas e intervencionistas de estos países".

La nota que asigna Moody's a la deuda argentina es actualmente de 'B3'. "Lo que distingue a la Argentina del resto del continente son sus políticas, que son intervencionistas e impredecibles. Por eso ahora tienen problemas con su desempeño económico: no sólo en términos de tasa de crecimiento, que esperamos que suba poco en 2013 (un 1,1%), o en sus cuentas externas... lo que preocupa más que nada es el ambiente político", comentó a este diario el VP-Sr Credit Officer de la agencia, Aarón Freedman.

En el informe, la calificadora dirá que "algunas formas de intervención del Gobierno, tales como los controles de precios y las nacionalizaciones, pueden ser especialmente perjudiciales para la economía, ya que pueden reducir los flujos futuros de inversión". Y que, como resultado de esto, tanto en la Argentina como Venezuela hoy la inversión extranjera directa (IED) es inferior al 1% del PIB.

En este punto la agencia destaca un contraste entre la región, que percibió en estos años una fuerte entrada de capitales y una fuerte apreciación de sus monedas, y la economía argentina, que más bien sintió el fenómeno contrario. "Entre finales de 2008 y el tercer trimestre de 2012, la suba del tipo de cambio promedio de la región fue del 12%; pero el peso argentino, en cambio, cayó un 27%", explica. "La calificación de deuda que tenemos actualmente de la Argentina ya toma en cuenta su susceptibilidad alta a shocks externos. De todos modos, entre los países que tienen perspectiva negativa, uno de cada tres suele cambiar su nota en los próximos 12 o 18 meses", comentó Freedman.

Dejá tu comentario