Dylan Farrow acusó por abuso a W. Allen

Edición Impresa

Dylan Farrow, hija adoptiva de Woody Allen, acusó al cineasta de haberla agredido "sexualmente" cuando ella tenía siete años, rompiendo así un silencio de más de dos décadas sobre denuncias de abuso que el director de "Manhattan" siempre negó. Dylan Farrow, de 28 años, a quien Allen había adoptado con Mia Farrow, aseguró en una carta publicada en un blog de "The New York Times" que su padre adoptivo abusó de ella a los siete años en un desván de la casa de los Farrow en Frog Hollow, Connecticut. Según dijo, no pudo soportar que Allen hubiera recibido recientemente el Globo de Oro por el conjunto de su obra ni sus últimas nominaciones a los Oscar. "Esta vez decidí no callarme", escribió.

"Cuando tenía siete años, Woody Allen me tomó de la mano y me condujo a un pequeño desván mal alumbrado del segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me acostara sobre mi vientre y que jugara con un tren eléctrico de mi hermano. Y me agredió sexualmente", dijo Dylan en esa carta difundida la noche del sábado. "Él me hablaba mientras me lo hacía, murmuraba que yo era una buena niña, que esto era nuestro secreto, prometiéndome que iríamos a Paris y que yo sería una estrella del cine", agregó.

Dylan Farrow ahora está casada, se cambió el nombre a Malone, y vive en el estado de Florida. "Hasta donde me da la memoria mi padre me hizo cosas que no me gustaban", añadió. "Después de que en una audiencia de custodia se le retiró a mi padre el derecho de visita", continuó "mi madre renunció a demandarlo penalmente".

Una investigación sobre estas acusaciones fue abierta en Connecticut, y un fiscal estimó que existían "razones suficientes" para enjuiciar a Allen, pero no lo hizo por estimar que Dylan, como puntualizó ahora ella, era "demasiado frágil". Su carta también dice: "Woody Allen no fue condenado por ningún crimen. Que él escapara a todo lo que hizo me dañó mucho mientras crecía. Me atormentaba que [con mi silencio] yo estuviera permitiendo que le hiciera lo mismo a otras niñas. Me aterrorizaba que me tocara un hombre. Tuve desórdenes alimenticios. Empecé a cortarme. Y este tormento fue mayor por la conducta de Hollywood. Todos, con excepción de unos pocos (mis héroes) hicieron la vista gorda. A la mayoría le parecía más fácil aceptar la ambigüedad, decir, ¿quién puede saber lo que ocurrió?, pertender que nada pasó.

Allen negó terminantemente en aquel momento haber agredido sexualmente a Dylan y acusó a Mia Farrow de haber "vergonzosamente manipulado a niños inocentes". Las acusaciones contra el director de "Annie Hall" reaparecieron el mes pasado, cuando Allen recibió el Globo de Oro por "Blue Jasmine". "Estuve ausente del homenaje a Woody Allen. ¿Acaso mencionaron la parte en que una mujer confirma públicamente que fue agredida por él a los 7 años, antes o después de Annie Hall?", escribió en Twitter Ronan (ex Satchel) Farrow, de 26 años, el hijo biológico del cineasta y de Mia Farrow, actualmente distanciado de su padre, de quien su madre sugirió hace un tiempo que podría ser hijo, en verdad, de su ex pareja Frank Sinatra.

Dylan Farrow explicó al periodista que publicó su carta en su blog que había decidido quebrar su silencio para aclarar lo sucedido y alentar a las víctimas. "Si no hablaba, lo hubiera lamentado en mi lecho de muerte". En el final de la carta, se dirige a los actores del elenco de "Blue jasmine" y a otros que trabajaron recientemente con él: "Cate Blanchett, ¿y si hubieran sido tus hijos? Louis CK? Alec Baldwin? ¿Y si te hubiera ocurrido a ti, Emma Stone? ¿O a ti, Scarlett Johansson? Tú me conociste cuando yo era una niña, Diane Keaton. ¿Me olvidaste?".

Hasta ayer ni Woody Allen, quien el sábado por la noche asistió en Nueva York a un partido de básquetbol de los Nicks, ni su entorno, ha reaccionado. Las acusaciones contra Allen se ventilaron por primera vez en 1992, cuando él y Farrow se encontraban en una feroz disputa por la guardia de sus cuatro hijos adoptivos. Mia Farrow había ya descubierto que su marido mantenía una relación con Soon-Yi Previn, entonces de 20 años, a quien la actriz había adoptado con André Previn, su pareja anterior. Soon se casó en 1997 con Woody Allen, con quien tiene dos hijos adoptivos.

Ayer, además de multiplicarse en las redes sociales las condenas contra Woody Allen, se difundió (del único lado que lo defiende), un extenso artículo de Robert Weide, estudioso de la obra del director de "Crímenes y pecados" y director de un documental biográfico (estrenado pocos meses atrás en nuestro país).

En el artículo, titulado "Los cargos contra Woody Allen: No tan rápido", Weide reconoce lo delicado del tema, dice que se expone a ser acusado de "culpar a la víctima", y más adelante subraya el hecho de que ninguna autoridad judicial encontró creíbles las acusaciones de Mia y de Dylan, entre otros detalles que, a su juicio, serían exculpatorios.

Dejá tu comentario