22 de octubre 2012 - 00:00

EE.UU.: disparos en un spa dejan cuatro muertos

El hecho generó estupor en Brookfield, donde la Policía actuó de inmediato. A horas de desatarse la masacre el autor de ésta fue encontrado sin vida en uno de los salones del centro de estética, donde trabajaba su mujer.
El hecho generó estupor en Brookfield, donde la Policía actuó de inmediato. A horas de desatarse la masacre el autor de ésta fue encontrado sin vida en uno de los salones del centro de estética, donde trabajaba su mujer.
Washington - Tres personas murieron y al menos cuatro resultaron heridas ayer durante un tiroteo en un spa de Wisconsin, en Estados Unidos. El autor de la masacre se mató minutos después y su cuerpo fue encontrado por la Policía local horas más tarde en uno de los salones del centro de belleza.

Las siete víctimas fueron trasladadas a los hospitales más cercanos, cuatro de ellas con heridas leves y las otras tres murieron debido a la gravedad de los impactos de bala.

Mientras tanto, la Policía divulgó una foto del sospechoso, que en un principio había sido dado como prófugo, aunque pocas horas más tarde lo hallaron sin vida. Se trata de un hombre de tez negra de 45 años identificado como Radcliffe Haughton.

Thomas Ahern, portavoz de la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), explicó que el tiroteo está siendo investigado como un suceso de violencia doméstica.

De acuerdo con las televisiones locales, Haughton era el marido de una de las empleadas del Azana Salon & Spa, ubicado al lado del centro comercial Brookfield Square.

En ese spa ocurrió el tiroteo a las 11 hora local cuando supuestamente Haughton entró al lugar y empezó a disparar, según el relato de Ahern. Desocupado, este hombre afroamericano, al parecer, no soportó haber sido abandonado por su mujer. La pareja, según se puedo saber, tiene dos hijos de 12 y 21 años. El atacante también dejó una bomba en el spa. Agentes del FBI y de la ATF estuvieron presentes en el lugar realizando las primeras investigaciones.

La tragedia parece invadir a Estados Unidos: en 2005 un hombre mató a siete personas durante un servicio religioso en un hotel cercano a este centro comercial.

Agencias EFE, Reuters y ANSA

Dejá tu comentario