“El arte transforma el veneno en medicina”

Edición Impresa

• DIÁLOGO CON LOS FUNDADORES DE LA COMPAÑÍA ABSOLUTO, QUE REPRESENTAN LA OBRA "EGO"
Mariano Panelo y Bruno López Aragón se conocieron en Fuerzabruta, de la que formaban parte, y se separaron para crear su propia agrupación, a la que distinguen por su “impronta cinematográfica”.

"No nos comparamos con Fuerzabruta, contamos desde otro lugar esta historia de amor, que no es alegre ni optimista sino cruel y oscura", dice Mariano Panelo, quien junto a Bruno López Aragón fundaron la compañía Absoluto y presentan los jueves "Ego", en el El Galpón de Guevara.

Los intérpretes se conocieron en "Fuerzabruta" con lo que a priori, se adivina influencia del grupo que dirige Diqui James, que a su vez fue un desprendimiento de De la Guarda. Panelo y López Aragón admiten haber tomado las grandes escenografías, el teatro aéreo y físico, pero aseguran que se distinguen por la impronta cinematográfica y la dramaturgia. Ellos son autores, intérpretes y directores y los acompañan Laura Mazzola, Ximena Pinto, Melina Seoane y José Temprana. Dialogamos con ellos:

Periodista: ¿El espectáculo va por los mismos carriles de Fuerzabruta?

Mariano Panelo
: No, es diferente. Tenemos esa impronta pero los dos somos actores de cine, filmamos cortos, nos conocimos ahí pero nuestro amor al cine y al teatro de texto nos llevó a formar un nuevo género. Es muy ambicioso decir eso pero hacemos algo que no se creó todavía, apuntamos a contar de otra manera. La obra empieza con algo muy físico y enseguida se va a algo de texto muy cinematográfico. Conviven muchas disciplinas pero nos enfocamos en contar una historia, hay un guión sólido detrás.

P.: Por lo que cuenta tomaron el teatro físico y aéreo de Fuerzabruta pero buscan diferenciarse contando una historia.

M.P.:
No nos comparamos, contamos desde otro lugar, nos importa que pasen cosas entre los personajes, que se hablen, que se miren, que haya una historia real pese a tener una esfera gigante entre los dos personajes. No pensamos cómo cuentan ellos sino en cómo queremos contar nosotros. Algún día queremos hacer la película de este show, estamos filmando fragmentos.

P.: ¿Cuál es esa historia que cuentan?

M.P.:
Una historia de amor, sencilla, pero que no es una linda historia, sino una de amor cruel. Nuestra forma de contarlo es bastante cruda, mostrando lo peor de todo lo que existe detrás de eso, tratando que haya una purga, una liberación y sin perder de vista la fuerte influencia de nuestro ego.

Bruno López Aragón: La historia gira en torno al ego, comenzó como una necesidad de superación, de enfrentarnos a nosotros mismos, lo tomamos para transformar el veneno en medicina. El arte nos da esa herramienta.

P.: Esta es su primera creación como grupo, ¿qué recorrido imaginan?

B.L.A.: Me gustaría estar por el mundo con esta obra o con lo que venga después de esta obra, es un proceso y el estreno es el comienzo de algo que seguirá mutando. Esta obra tiene mucho contenido, no es alegre, no hay fiesta como en Fuerzabruta, no es un carnaval, es más dramática y oscura, con temas más fuertes, es más de culto, no sé cómo funcionará en Buenos Aires, propone una estética y atmósfera más europea.

P.: ¿Cómo es estrenar un espectáculo de semejante despliegue en tiempos de crisis?

M.P.:
Es un momento particular para aprovechar y crear. Como hay crisis, entre buscar un trabajo donde nos paguen pensamos en hacer algo que realmente nos guste. Hay compañías que surgieron con las crisis y luego se consolidaron cuando aparece la plata. Somos muchos integrantes, amigos, actores, escaladores, técnicos, trabajamos a pulmón, ensayamos 8 horas por día durante tres meses, hay que dedicarle a esto y dejar el resto. Vivo en Cipolletti,viajo todas las semanas, ya me saqué los pasajes para que no me pegue la inflación.

B.L.A.: No es buen momento para estrenar con semejante infraestructura en la situación que estamos viviendo. Pero aquí estamos, con nuestro entorno de artistas y creatividad para transformar todo lo que está pasando.

Dejá tu comentario